La verdad sobre el caso Javier Guerra

La verdad sobre el caso Javier Guerra

1   Javier Guerra está muy enfadado con la dirección local y gallega del PP. Viene de lejos y el congreso vigués fue la guinda, donde ganó Elena Muñoz con el 55 por ciento de los votos. Después de aquello, el silencio, sin apenas contactos y una oferta de integración a la baja que consideró poco más que una ofensa. Su grupo se ha mostrado sólido y ha seguido a su lado hasta ahora, alimentado por lo que consideran el mal funcionamiento del PP vigués, con su dirección fuera de la ciudad. 
2.  Ciudadanos ha acumulado fracasos y experiencia. Ha llegado a la conclusión de que en Galicia puede conseguir miles de votos pero para ello necesita  candidatos de peso. Los anteriores intentos en Vigo se saldaron con fiascos de bulto por falta de preparación. Pensaron en Javier Guerra y contactaron con él. Ciudadanos dio su propia versión: que fue al revés, que el exconselleiro dio el primer paso.
3. La oferta no ha tenido respuesta porque Javier Guerra se lo piensa y mucho. En este caso y en otros anteriores, incluyendo ser candidato a la alcaldía de Vigo con el PP, que rechazó en dos ocasiones por las formas, que consideró inaceptables. Y saltar a Cs sería más difícil aún, militante con muchos años detrás. Reunió a los suyos y les comunicó lo que había, sin comprometerse a nada. Algunos consideraron que había vía libre para saltar a Cs con Javier Guerra al frente. No es así. No ahora.
4. El entorno del exconselleiro se ha quedado a la espera, como también Ciudadanos. Y ahora mismo nadie puede garantizar que vaya a pasar una cosa o la otra. De momento, sigue en el PP y no es nada improbable que así se mantenga. La diferencia reacción de Elena Muñoz y Feijóo ante el mismo asunto debería dar una pista sobre lo que se cuece. El entorno de Javier Guerra mantiene que hablará cuando lo vea conveniente. Igual no llega nunca ese día.