Ventas con espectáculo

Ventas con espectáculo

El éxito de la iluminación navideña para el comercio -y la hostelería- confirma lo que ya se sabía: que cada vez más hará falta añadir algo de “espectáculo” para que los compradores se sientan atraídos y tengan motivos adicionales para acercarse por las tiendas. Las rebajas, el Black Friday y demás saldos forman parte de la misma cadena. Y eso lo saben muy bien los grandes complejos comerciales, con amplias programaciones de eventos para conseguir mantener la atención todo el tiempo posible. Sin “espectáculo”, los compradores tirarán cada vez más por la venta electrónica, que a este paso a va a fulminar primero los establecimientos tradicionales y luego al resto. Es un camino visible y que se acelera año tras año, constatable en cifras de actividad creciente. Es el mundo digital que tenemos y eso difícilmente va a cambiar. El siglo XX cada vez queda más lejos...
En Vigo hay varias grandes superficies en proyecto, comenzando por el más avanzado, Vialia, que por sus dimensiones y características será de corte local-comarcal, hasta pasar a Recaré o el Parque Comercial de Zona Franca, de ámbito más regional. Y por encima de ellos Porto Cabral, de Intu, que plantea otro modelo más avanzado donde el ocio es tan importante como el comercio. Es una fórmula testada por la compañía en Zaragoza, donde Puerto Venecia se ha convertido en el gran tirón del turismo de Aragón con más de 12 millones de visitas, y que se implantará también en Málaga y en Valencia, donde hay otros dos "puertos" en marcha.
 Podrá gustar o no, pero no hay vuelta atrás. O Vigo se apunta o los vigueses se irán a comprar a Oporto o Braga -la ciudad lusa está haciendo un enorme esfuerzo de publicitarse- o cada vez más por el comercio electrónico. El comercio de barrio y cercanía continuará existiendo, claro, pero ya nada será igual. Continuará...