Urge un pacto de estado

Urge un pacto de estado

No puedo estar más de acuerdo con el alcalde: el brutal incendio del domingo-lunes exige ya un pacto de Estado -o de Galicia- entre todas las fuerzas o al menos un consenso muy amplio que fije una posición a seguir esté quien esté al frente de la Xunta. Si hay que contratar como funcionarios 15.000 brigadistas todo el año o recuperar para la Comunidad Autónoma las comunidades de montes o si hay que eliminar todos los eucaliptos salvo los destinados a madera en zonas concretas. El espectro es amplio, pero la alternativa es esperar a que dentro de otros diez años se den de nuevo todas las circunstancias que provoquen la tragedia. Como pasó en 2006. Entonces también se habló de la existencia de una misteriosa trama, que no existió, según afirmaron el fiscal especial y los investigadores policiales. Dudo mucho que la haya ahora y sí creo más bien en una causalidad extrema: fuera de temporada, calor nunca antes visto, el paso de un huracán tropical con vientos de 100 por hora que combinados con los elementos endógenos del paisaje gallego -el monte poco cuidado, pirómanos habituales, descuidos y odiadores vecinales- dieron como resultado miles de hectáreas quemadas y Vigo cercado. Hay varias seguridades: que la totalidad de fuegos del domingo fueron originados por la acción del hombre, pero eso no significa que fueran todos voluntarios y mucho menos que hubiera una coordinación criminal, al menos mientras no se demuestre. Otra, que en cinco o diez años se volverán a dar las mismas circunstancias extremas que propiciarán otra tragedia forestal. El dilema es un pacto de Estado ahora o un incendio en el futuro, esté quien esté al frente de las administraciones.