Uno que se va, otro que llega

Uno que se va, otro que llega

Gonzalo Caballero, que por encima de todo es una buena persona, tiene trabajo como profesor en la Universidad de Vigo, condición necesaria para meterse en la actividad pública con red. Sobre su manejo en política, decir que está en pleno cursus honorum, y ya ha sido concejal, está a punto de entrar en el Parlamento de Galicia, ha sido líder de la oposición a la dirección gallega y ahora por fin secretario del PSdeG y el próximo candidato a la Xunta, en el mejor momento posible para sus posibilidades. Así que sí, definitivamente Gonzalo Caballero puede llegar a ser presidente de Galicia. Quizá por eso ayer se le vio por vez primera afilando el colmillo al constar que lo que parecía imposible hace un año está ahora mucho más cerca que nunca. Justo desde que Touriño dejó la Presidencia gracias a una acumulación de errores propios y a tener enfrente a Alberto Núñez Feijóo, mucho mejor político y al frente de un partido que en Galicia logró cohesionar y centrar. Feijó tampoco estará con toda probabilidad ante Gonzalo Caballero, que suma otro dato a su favor. El presidente gallego anunciaba este lunes que seguirá el mismo sitio en lo que resta de legislatura autonómica, que no es poco, algo más de dos años. Creo que es un acierto. Los conspiranoicos se esforzaban ayer en encontrar motivos ocultos, entre ellos algunos innombrables, cuando quizá las cosas sean mucho más sencillas y apunten a su vida familiar, un niño pequeño, muchos años en política y la perspectiva cansina de iniciar todo de cero hasta que en dos años PS -como se esperaba no ha cumplido ni una de sus promesas- convoque las elecciones que anunció "en cuestión de meses". Feijóo ha comenzado con la cuenta atrás pero tiene algunos asuntos que resolver aún con la ciudad donde está domiciliado oficialmente. Como el albergue de peregrinos o el nudo completo de Buenos aires para hacer urbano el tramo de la autopista. Otro vigués ya calienta en la banda, con ganas de que llegue su oportunidad. Continuará...