Son asuntos de familia

Son asuntos de familia

El PSOE suele ser mucho más claro que el PP a la hora de hacer nombramientos y no se anda con rodeos cuanto tiene que ir al grano. Véase el caso de los subdelegados del Gobierno en la provincia, que con Mariano Rajoy fueron dos funcionarios vigueses de peso político liviano, Antonio Coello y Ana Ortiz, y con el nuevo Ejecutivo será una pontevedresa que es al mismo tiempo la secretaria local socialista y sanchista de pro. Por el mismo precio coloca a una mujer, una sanchista para hacer contrapeso a la Diputación en manos también del PSOE, pero con Carmela Silva, y de paso a una posible candidata a la alcaldía de la Boa Vila, que monopoliza Lores Superstar gracias a la acumulación de éxitos propios y errores ajenos. 
Maica Larriba, a quien no tengo el gusto de conocer, será la figura clave de Sánchez en la provincia y por tanto también de Gonzalo Caballero, que es del mismo lado del PSOE, frente al PSOE vigués, que militaba en el otro campo de forma visible. Las familias... Ayer mismo desde el socialismo gallego se destacaba precisamente este dato, que promete dar muchas jornadas de gloria. 
Con respecto a Vigo, lo único que se le puede exigir a la nueva subdelegada es que pese a ser de Pontevedra haga caso a la mayor ciudad de Galicia, lo que omitieron sus tres predecesores pese a ser naturales de la Muy Leal. La última, Ana Ortiz, al menos cumplió al dejar habilitada una oficina en la Casa de América, frente a Laxe, como subdelegación del Gobierno en Vigo. La nueva titular sólo tiene que cumplir con despachar de vez en cuando, lo que no parece excesivo.