Seamos optimistas y realistas

Seamos optimistas y realistas

Seamos optimistas: Vigo -la provincia de Pontevedra a efectos estadísticos- es la  séptima de España en exportación gracias al puerto vigués, cuando el pasado año era la octava. El dato lo confirmó el Instituto de Comercio Exterior, cuya sede gallega está radicada en la Muy Leal. De ahí que el delegado del Gobierno -en esta ocasión sí- se trasladara fuera de A Coruña, donde está la sede autonómica de la Administración del Estado, para presentar cifras donde toca.
Seamos realistas: hace una década, era la cuarta de España tras Madrid, Barcelona y Valencia, puesto que ahora ocupa A Coruña gracias a su potente complejo textil, motivo que alienta a reclamar la apertura de una Zona Franca propia, en su doble condición de instrumentos para la exportación e importación y agencia de desarrollo comarcal. Zona Franca es mucho para Vigo, un auténtico privilegio.
Seamos optimistas en turismo: agosto ha sido el tercero mejor de la serie histórica, con plusmarca en pernoctaciones de extranjeros, en parte derivada del fuerte empuje del Camino de la Costa, que se une como una baza más a las dos ya consolidadas, la Ría y las Cíes.
Seamos realistas en turismo: no va a ser fácil mantener el crecimiento continuo ya no en Vigo ni en Galicia, tampoco en toda España, al abrirse de nuevo mercados que han permanecido cerrados, como el norte de África, Egipto o Turquía. Vigo, con promoción y apostando por sus valores, puede aspirar a llegar al millón de turistas registrados.
PD. Una playa artificial en Beiramar sería posible con una reforma completa del entorno y el traslado de los buques congeladores a otros amarres por desarrollar en O Berbés. En Gijón, donde hay un arenal como Samil en pleno centro, se hizo otro al lado de enorme éxito que ha relanzado el perfil turístico de la ciudad asturiana.