Paso al frente en el puerto

Paso al frente en el puerto

La comunidad portuaria ha pasado de expresar un concepto más o menos difuso a indicar una agrupación precisa, la Federación de Usuarios, que tras años en coma por diferencias internas incomprensibles ha recuperado el pulso y vuelve a la acción, con plena representatividad. 
Es lógico que en estas condiciones aspire a tener un asiento permanente en el consejo de administración del Puerto, donde se dirime la política de la institución y se maneja información al día. Pero no va a ser fácil, porque las plazas están tasadas y la entrada de los Usuarios significaría la salida de otro colectivo. En el pasado se resolvió la situación mediante la cesión de una vocalía del Estado o la Xunta a un representante de la comunidad portuaria, pero como una especie de préstamo que no se consolidaría. 
De lo que no hay duda es que la Federación de Usuarios del Puerto ha decidido convertirse en un jugador de peso en el sector marítimo, donde hasta ahora los dorsales estaban adjudicados a Autoridad Portuaria, funcionarios de Sanidad, estibadores y navieras. La elección de Enrique Mallón, que también dirige Asime y Cluster Aeronáutico, es una declaración de intenciones.
La propuesta para darle un impulso decisivo al muelle de reparaciones no es sino una nueva vuelta de tuerca a la idea lanzada hace años para transformar Metalship en un varadero especializado en realizar las ITV y controles de los barcos. La crisis y el cambio de orientación del astillero, que volvió a la construcción naval, trastocó el proyecto pero la idea sigue ahí.  Hay conocimiento de sobra, mano de obra especializada y un centenar de empresas decididas a que Vigo dé un paso más en su frente marítimo y portuario.