No es un lugar cualquiera

No es un lugar cualquiera

La Ribera, como la llaman los cada vez más escasos vecinos del Berbés, no es cualquier barrio sino el lugar concreto donde nació Vigo. O para ser más exactos, siguiendo al investigador César Crespán, donde los romanos fundaron  Burbida, que daría lugar con el castro de Vicos a esta ciudad. El paso de los años y los inevitables sacrificios han ido alejando al Berbés del mar, que es su razón de ser, y el barrio ha caído en la decadencia absoluta, visible en las edificaciones que quedan en pie, la mayoría de las cuales, o al menos una gran parte, se encuentran en tal estado de ruina que no queda otra que su demolición para reconstruirlas a continuación. Eso supone tiempo y dinero pero no hay otra opción para salvaguardar la historia de la Muy Leal y un casco histórico emblemático y que goza de la máxima protección. Se está haciendo ya con dos inmuebles cedidos por el Consorcio Casco Vello (CCVV) para oficinas y servicios de la universidad de Vigo -que así se vinculará más con la ciudad- y pronto se iniciará con otro caserón propiedad del mismo CCVV cedido para su rehabilitación integral a Turismo de Galicia, que abrirá el primer albergue público del Camino Portugués de la Costa, que no hace sino crecer en peregrinos. Ayer mismo el CCVV anunciaba la adquisición de otro grupo de viviendas en estado comatoso para su reforma. Así que es probable que en unos años la fachada del Berbés recupere su figura, pero la operación no habrá finalizado hasta que el barrio vuelva a acercarse a la Ría. Es posible mediante una ampliación del túnel para que sea continuo hasta más allá de Beiramar. Vigo no debería hacer menos por su cuna.