Fuga a Marín

En una organización con lógica el puerto de Marín tendría que formar parte de un conglomerado más amplio de gestión única integrado por las terminales marítimas de las rías de Vigo, Pontevedra y Arousa. Eso mismo ya lo hizo Portugal, donde no hay autonomías ni regiones con capacidad política o administrativa, cuyo Gobierno unificó por decreto y sin contemplaciones las autoridades portuarias de Viana do Castelo, Douro y Leixoes conformando un mando único para toda la Región Norte lusa. Hubo más que reticencias, pero los resultados hablan por sí mismos: el puerto unificado de Leixoes-Oporto es ya un referente para toda la Eurorregión con Galicia, y una competencia cada vez más dura en contenedores y cruceros, los dos puntos más fuertes de Vigo. El año pasado 50.000 toneladas de congelado con destino a la Muy Leal entraron en Europa por Leixoes debido a su mayor eficiencia en los trámites aduaneros, el famoso PIF que en Guixar tantos quebradores de cabeza da a los importadores...
A la Muy Leal también le ha salido competencia por el Norte, en Marín, que aspira legítimamente a quedarse con el pastel de Vigo mientras no haya una dirección única y se cree algún día la Autoridad Portuaria Rías Baixas. Maersk emigró hace ahora dos años aunque no del todo por la presión de sus clientes vigueses, que le obliga a realizar una doble escala semanal. Pero la amenaza sigue viva: la terminal de Marín ha realizado una importante inversión para mejorar sus instalaciones, muy inferiores a Guixar, pero con unos costes sensiblemente más baratos debido sobre todo a la estiba, inexistente en la ría de Pontevedra. Y espera rentabilizar el gasto. Varias navieras, entre ellas MSC y WEC que han tomado el relevo de Maersk, llevan tiempo amagando con tomar el mismo camino. Continuará...