Esperanza en porto molle

Esperanza en porto molle

Vigo abrió ayer un capítulo del siglo XXI que quizá con el paso del tiempo pueda considerarse crucial, como en su momento la llegada de la automoción. Aquello marcó el siglo XX y a la Muy Leal, que a partir de entonces fue otra, creciendo en población y convirtiéndose también en el motor industrial de Galicia. Aunque PSA continúa en Balaídos, muchas cosas han cambiado desde que llegó la firma francesa, incluyendo la propia marca y su expansión por la península, con  la fusión con Opel como último e inquietante hecho relevante.
En Porto Molle, el más moderno de los parques empresariales de Zona Franca Vigo, se han puesto las bases para el desarrollo industrial de satélites. Vigo se va a convertir en uno de los lugares de Europa donde más artefactos se diseñarán y montarán para su lanzamiento al espacio. Ya lo es de España y las 100 unidades encargadas llevarán el "made in Vigo" en su estructura, desde la mano de obra de alta tecnología hasta las instituciones que respaldan la iniciativa, ambas viguesas. Suena bien: la ciudad del motor, de la industria naval y de los satélites. Continuará...