Escisión desde Zamáns

Escisión desde Zamáns

Pasó casi desapercibida una noticia ocurrida la pasada semana en Zamáns, una parroquia viguesa doblemente singular: por su escasa población, apenas 800 habitantes, y por su condición netamente rural: una foto del paisaje podría situarse en mitad de Lugo. Pero no es todo así ni tan simple. De hecho, al mismo tiempo que explotaciones agrícolas, en el territorio de Zamáns se encuentra uno de los dos embalses de Vigo, la sede de la Universidad de Vigo y sus centros tecnológicos y de investigación,  la central de la asociación nacional de conservas y fábricas de alta tecnología de automoción. 
 Zamáns parece que hay un buen nivel de vida, en parte gracias a contar con una comunidad que explota sus montes, de donde sacan rendimientos que revierten sobre la propia parroquia y por tanto, sus pocos residentes. 
Esta pasada semana, una reunión vecinal sacó a colación una supuesta discriminación con Zamáns por parte del Concello, que al parecer no quiere construir un pabellón deportivo, y hubo voces que plantearon abiertamente la secesión y unirse al Concello de Porriño amparándose en circunstancias históricas y antiguas divisiones administrativas.
La cosa no va a pasar de ahí, de la anécdota, ya que se trata de una pretensión tan ilegal como la independencia unilateral catalana, pero no deja de resultar curiosa. Entre otras cosas porque Zamáns ganó millones no hace mucho con la expropiación de una parte de sus montes para la construcción del campus universitario, una obra que se podría ubicar en el otro extremo de la especulación  inmobiliaria, y que fue cobrada a precio de oro por los comuneros. Apenas 800, que además se llevaron también la madera para venderla. Es decir, que no hubo gracia con la universidad de Vigo pese a tratarse de una institución viguesa, y además el coste de la expropiación tuvo que pagarlo el Concello. Es decir, todos. O más en concreto, todos los vigueses pagaron a unos pocos vigueses por un terreno que hasta hace no mucho era propiedad del ayuntamiento. Es decir, de todos.