El puerto seco y el húmedo

El puerto seco y el húmedo

Hace 20 años que se presentó la ampliación de las instalaciones portuarias en Salvaterra y As Neves, el Puerto Seco de Vigo o Plisan. Ayer se adjudicó la urbanización de las parcelas, el último episodio antes de la venta e instalación de las primeras empresas, lo que comenzará a ocurrir a partir del próximo año. Ha sido un plazo extremadamente largo, incluso para los estándares vigueses, donde todo necesita al menos diez años de tramitación. Con el Puerto Seco, el doble. Pero al fin está aquí la primera fase, medio millón de metros cuadrados: en función de cómo se comporte la demanda continuará la urbanización del resto de los terrenos, que suman tres millones de metros cuadrados: no hay un polígono en Vigo de tal extensión ni posibilidades.
El Puerto Seco permitirá que empresas logísticas y del mar puedan implantarse en un parque especializado vinculado directamente a la actividad del Puerto y a Vigo, en lugar de emigrar a Portugal, así que es una buena noticia. Pero el Puerto Seco no sirve si no hay un puerto “húmedo” en condiciones, con estiba adecuada, elPIF funcionando con agilidad, muelles con calado, longitud y superficie anexa de carga. Sobre lo segundo, Areal respondió a las dos primeras cuestiones de forma correcta pero no así a la segunda al optarse por un muelle con pilotes en lugar de uno sólido y con capacidad para soportar grandes pesos, lo que ha provocado que la terminal no sea todo lo eficiente que debería. En cuanto al famoso PIF y la estiba habló José Llorca dando grandes titulares. Cuando el puerto de Vigo -húmedo y seco- compita en las mismas condiciones que los vecinos llegará su despegue definitivo.