El complot del domingo

El complot del domingo

El comisario de Policía de Vigo, hombre ponderado y bien informado, sorprendió ayer con unas declaraciones contundentes donde da por seguro que lo ocurrido este domingo al menos en el entorno de la Muy Leal no fue obra de algún pirado sino una conspiración ejecutada por una organización criminal. Terrorismo incendiario, como se repitió durante todo el día de ayer. 
Es cierto que hay que descartar que sólo la casualidad de la quema de rastrojos descontrolada, el paso de la cola del "Ophelia" o el efecto Portugal hayan provocado el día más negro. Pero también que hasta la fecha no se han encontrado nunca las supuestas organizaciones criminales, más allá de la rumorología insistente. 
En 2006 hubo varios días infernales que quemaron Galicia de Norte a Sur. Una ola terrible que había coincidido con la llegada del bipartito al poder de la Xunta. Entonces la conclusión de Touriño y Quintana fue que se había creado una coalición "de los de siempre" contra "el cambio". El mensaje lo compró también Rubalcaba, que entonces era quien más mandaba, y se ordenó a las policías y fiscales peinar Galicia en busca de un concejal del PP, un simpatizante de la derecha o un empresario que pudiera estar comprometido con los incendiarios. Pero nada se encontró salvo, en efecto, lo de siempre: chiflados, vecinos despistados, los empeñados en perjudicar a otros parroquianos, alcohólicos pirómanos y el largo etcétera habitual. 
Lo de ayer quizá fue distinto por cuanto se abrió en canal Galicia y puestos a buscar explicaciones, que el fuego se concentrara en torno a Vigo se podría entender querido para dar una mayor dimensión mediática, como así ha sido. Ojalá la Policía tenga razón y encuentre a esa misteriosa banda que no deja restos de su actuación y que es capaz en un solo día de poner patas arriba Galicia, contra las cuerdas a su gobierno y causar la muerte de cuatro personas. Al hombre le cuesta concebir el mundo como fruto de la mera casualidad y busca un sentido. Mejor que haya una lógica, un complot del domingo, aunque sea maligna. Continuará...