Cumbre en Vgo y de nuevo Cerdedo

Cumbre en Vgo y de nuevo Cerdedo

Hubo cumbre en Vigo con la presencia en el mismo acto de dos de los tres poderes del Estado, los presidentes del Ejecutivo y el Legislativo, así como el titular de la Xunta, un hecho con pocos precedentes, si es que hubo alguno más allá del gabinete de crisis montado el pasado mes de octubre cuando la ola de los incendios. Mariano Rajoy, que conoce el terreno, se trajo bajo el brazo un caramelo que no por conocido deja de resultar sabroso al anunciar que habría un nuevo impulso para el AVE por Cerdedo. En sí mismo suena a excusa manida, aunque en este caso añade la calidad del compromiso adquirido: el anuncio se produjo ante el presidente de la Xunta y el alcalde vigués, ante buena parte de la sociedad civil  y ante los empresarios del Círculo, que han mantenido de forma permanente y con datos de peso su apoyo la reivindicación de que se construya un enlace directo entre Vigo y Ourense para la alta velocidad que pasaría por Cerdedo. A día de hoy la famosa variante sólo parece una idea recurrente que lleva daños apareciendo de forma marginal en los Presupuestos del Estado, incluido el todavía por aprobar de 2018, con apenas unos miles de euros que nunca se han empleado. Los últimos seis años el AVE por Cerdedo ha entrado y salido del Ministerio de Medio Ambiente, donde todavía se encuentra ahora a la espera de la segunda evaluación ambiental de una parte pequeña del recorrido, que ha variado sobre el aprobado diez años atrás. Los técnicos del Círculo de Empresarios defendieron con datos la viabilidad de la inversión a realizar, que no sería pequeña (2.000 millones), e incluso presentaron un sólido documento donde se plantean rebajas -300 millones menos- para hacer más fácil la actuación. Zapatero prometió una vez el AVE por Cerdedo, pero fue en un mitin. Ayer tampoco era el Congreso, pero algo hemos avanzado.