La bendita avalancha comercial sobre Vigo

La bendita avalancha comercial sobre Vigo

Llama poderosamente la atención la avalancha de oferta comercial sobre Vigo, un fenómeno sorprendente que habría que considerar como una especie de carrera de las cadenas para situarse mejor. Pero sobre todo como la existencia de confianza entre grandes marcas sobre el futuro próximo de la Muy Leal, lo que es de agradecer. Recapitulemos. 
Está en marcha, ya aprobada, la construcción del Centro Vialia, el complejo ferroviario y comercial en la estación de Urzaiz que desarrollará mediante la fórmula de colaboración pública-privada la empresa Inmochan, de Alcampo, en colaboración con el Ministerio de Fomento, dentro de un convenio del que también forman parte la Xunta y el Concello, que construirán una terminal de buses y los accesos, respectivamente. En 2020 tendría que estar la obra en marcha y en 2021 terminada tras unos 70 millones de euros invertidos. Será el mayor del cogollo urbano.
Acaba de iniciarse la tramitación para el denominado Centro Recaré, que lidera Eroski en una amplia extensión en la salida de Vigo, limitando entre la autovía y Bembrive, cerca del Seminario. Aspira a convertirse en el más importante a corto plazo de la ciudad. Hay financiación y los trámites avanzan sin novedades y con el visto bueno del Concello. Probablemente en 2020 se podrá construir tras unos 100 millones en total para edificar 95.000 metros en un ámbito de 71.000.
Zona Franca ya tiene visto bueno de la Xunta para tramitar por vía supramunicipal, sin necesidad de Plan General, el Parque Comercial de Valladares, de 250.000 metros cuadrados. El plan está en redacción y la mayor parte del terreno adquirido, salvo algunas parcelas que se expropiarán. En 2019 se hará la urbanización y a partir de 2020 podrá comenzar la construcción de las naves de las grandes firmas que ya han solicitado espacio, entre ellas Ikea, que ha pedido 15.000 metros.
El Celta también ha puesto en marcha su propio proyecto, en el límite justo entre Vigo y Mos, cerca del Mercantil. Falta lo que diga la Xunta, que realiza un informe ambiental. El Concello de Vigo ha realizado alegaciones en contra.
El más importante sería Porto Cabral, con una inversión de 500 millones de euros para crear 3.000 puestos de trabajo y sobre todo un complejo de ocio capaz de atraer millones de personas al año. Es también el que lo tiene más difícil. De los vigueses depende.