Barrio do cura en su inicio

Barrio do cura en su inicio

En Barrio do Cura había un asilo con una interesante fachada neogótica realizada por el mismo arquitecto que construyó la iglesia de Santiago de Vigo, ambas de carácter historicista, aunque se quedaron a medias por falta de dinero. Barrio do Cura se convirtió en una ruina hace 15 años con el cierre del asilo y la iglesia se acabó transformando en una narco-sala y el resto en un centro okupa. Recientemente todo el entorno pasó de manos de la empresa de Karpin a una firma inmobiliaria potente, con capital americano de un fondo inversor, lo que significa un cambio sustancial en la promoción inmobiliaria, advertían ayer los representantes del sector.  
Pero no nos apresuremos: pese a las buenas perspectivas, no será para mañana. De momento, quizá en cuestión de poco tiempo se podrá iniciar el derribo de las edificaciones, algo así como el final del   principio. Todavía quedará por delante mucha tramitación urbanística antes de poner en marcha el proyecto firmado por Alfonso Penela, el mismo arquitecto que ha diseñado entre otras cosas buena parte del Campus universitario y las transformaciones del Mercantil en la sede del Celta y del Xeral en la Ciudad de la Justicia. Barrio do Cura es bastante más que todo eso, por cuanto supondrá finalizar Torrecedeira, con salida a Pobladores; la ampliación el Paseo de Alfonso y unir O Berbés con el Casco Vello y la zona moderna y acabar con un punto negro en el corazón de la Muy Leal. Lo más parecido a esta operación fue cuando en el mandato de Carlos Príncipe, hace 25 años, se logró terminar Rosalía de Castro, hoy una de las mejores calles y entonces un basurero: la frustrada prolongación de Marqués de Valladares, que ni Portanet pudo finalizar.