el puerto, el pilar de vigo

el puerto, el pilar de vigo

Las malas noticias se acumulan sobre la terminal marítima viguesa, uno de los pilares de la Muy Leal y su razón de ser. Nunca ha quedado claro del todo qué fue antes si la ciudad o su puerto, aunque más bien parece lo segundo: un urbe que  creció a medida que se expandían sus muelles. La propia bandera local no es sino la matrícula de la Autoridad Portuaria. Y todo así. A menudo la ciudad ha tratado muy mal a su puerto, que es como dispararse en el propio pie. Con todo éxito, por cierto. 
Pero ahora se trata de otra cosa. De tráficos de contenedores que se marchan a Marín por problemas de las navieras a causa del coste disparatado de la estiba en el alegal régimen de monopolio existente; de empresas locales que envían o importan sus productos por Leixoes por el "exceso de celo" de las inspecciones de alimentos, que conlleva retrasos. O porque no hay tren desde Bouzas, lo que hace bajar la puntuación en la operatividad de la plataforma de transbordadores.   En manos de Vigo está. Continuará....