Antes de pactar toca votar

Antes de pactar toca votar

Ya están convocadas las elecciones para el 28 de abril. Pero ya hubo -y hay- quien incluso antes de votar habla de pactos postelectorales, lo cual no deja de ser una cierta falta de respeto a los votantes. Una cosa es que un analista político especule al respecto -está en todo su derecho- y otra que un candidato lo haga. En ese sentido, Albert Rivera no ha estado fino al dar por imposible un pacto de Ciudadanos con el partido de Pedro Sánchez.
El líder de Ciudadanos se equivoca por al menos dos razones: una, porque no vaya a ser que los que le pagan su montaje político le digan que el 29 de abril debe cambiar de opinión, y dos, porque el presidente del Gobierno lo ha dejado en fuera de juego al responder con fineza a su declaración. Lejos de alterarse, al sentirse objeto de un cordón sanitario, Pedro Sánchez vino a decir que ahora Rivera prefiere entenderse con la ultraderecha de Vox, y no con el líder del PSOE. A veces da la impresión de que ahí en Ciudadanos falta inteligencia política y sobra adolescencia partidaria.
Por si fuese poco, hay un argumento más: Albert Rivera es el político menos indicado para decir que no pactará nunca con la única persona que ha firmado un pacto de gobierno que sigue virgen. ¿O acaso cree que la gente no se acuerda del pacto PSOE-Cs como alternativa al PP? Por no hablar del pacto con la socialista Susana Díaz en Andalucía y de otros muchos de menor rango entre Ciudadanos y el PSOE.
Estratégicamente, la declaración del presidente de Ciudadanos es un tiro en el pie. Si ahora Rivera descarta el pacto con el PSOE ya está diciendo que solo pactará con el PP y la extrema derecha, lo cual -evidentemente- perjudica a Ciudadanos y solo favorece al PSOE de cara a la conquista del voto de centro.
Una torpeza más de Albert Rivera, cuyos movimientos contrastan con la sutileza de Inés Arrimadas, que, por cierto, perdió el avión para ir a la concentración de Colón...