Respuestas inteligentes

Respuestas inteligentes

Es evidente, al menos para mí, que las respuestas ágiles y prontas y con profundos contenidos incluso teñidos de humor y sarcasmo, revelan la inteligencia de quien las profiere. Porque además sigue siendo cierto que alguien con nivel intelectual puede meterte en un lío, pero sabe salir airoso y sacarte del mismo. Como también es de Perogrullo que de un cobarde y corto nunca nada quedó escrito.
Viene todo lo anterior por la visita que el presidente portugués, Marcelo Rebelo de Sousa, ha realizado a EEUU y, en concreto, a su presidente Trump. Sin que me ciegue la amistad que con él me une, tengo que reconocer al igual que la inmensa mayoría del pueblo luso, que es una persona muy inteligente y “chispeante” en cualquier momento ya sea gozoso o menos alegre. El “original” presidente norteamericano habló con Marcelo y le dijo que Cristiano Ronaldo era muy popular y un genio, por lo que muy bien sería su sucesor en la presidencia portuguesa. Marcelo, sin dudarlo, le dio la respuesta certera y una lección de un gran profesor. “Sí; es muy popular, pero Portugal no es EEUU”. Evidentemente el mandatario yanqui se quedó mudo, al igual que cuando Marcelo le dio un dato histórico que el americano desconocía. Le comentó que la independencia norteamericana se festejó y brindó con vino de Oporto. Otro mutis del señor Trump. 
Por lo que se vio, muy posiblemente el prepotente presidente creía que estaba hablando con un cualquiera de un país desconocido; ¡qué iba a saber el presidente luso más que él, que se cree el “jefe” de todas las galaxias! Desde luego, con las dos intervenciones de Marcelo posiblemente llevó que contar. Desconocía con quién pretendía jugar.
El tema, que podría ser baladí, es revelador de cómo andamos en la actualidad en gran parte de este mundo que parece desnortado viviendo de ocurrencias sin ideas, sin contenidos y, si me apuran, en un permanente clima de forzadas fiestas como si se tratase de una comedia en la que cada uno interpreta los más increíbles papeles. Cae la cara de vergüenza ajena al observar actitudes, intervenciones y decisiones fuera de lugar. En muchos de nuestros gobernantes actuales la cultura brilla por su ausencia, y nada digamos de su nulo conocimiento de la historia. Como si para llegar al poder se precisasen unicamente genialidades y, como dirían los portugueses, “brincadeiras” fuera de lugar.
Porque hoy en día, con astronómicas campañas electorales y un gasto increíble, da la impresión de que solo llegan al poder a base de su posición económica y popularidad ya sea por el deporte, las excentricidades o la colección reiterada de cambio de amores. Y nada digamos de cómo han llegado algunos a ocupar privilegiadas situaciones económicas que les facilitan esas campañas e incluso “compra” de votos de incontables e inconfesables maneras. Es la triste y cruda realidad. Poco miran algunos votantes a los valores de los candidatos. La propaganda debidamente estudiada es la que maneja la mayoría de elecciones con candidatos de ínfimos valores y cultura. Por desgracia, se quedan en la cuneta muchos personajes honrados y con ideas, mientras emergen figuras que luego se enfangan en la corrupción.
Por eso la intervención del profesor Marcelo es muy reveladora. Para sus elecciones ni un solo cartel se colgó en todo Portugal y su mayoría de votos fue abrumadora. Porque además de su inmensa cultura tiene una serie de valores humanos fuera de duda y un corazón más grande que el Tajo. ¡Parabens Marcelo por el ejemplo dado que honra a Portugal!