¿Para la galería o para el país?

¿Para la galería o para el país?

En medio de tantas sorpresas y confusión como la que invade a la sociedad española, la época presente nos encontramos con noticias que otrora asustaban al personal pero que ahora parece que todo es normal y todo lógico. Si quieren ocurre como con la celulosa de Pontevedra. que a los forasteros nos huele y mal y a los de la ciudad del Lérez como ya se han ido acostumbrando aquello lo ven normal.
Pues ahora resulta que PSOE y Podemos acuerdan despenalizar las injurias a la Corona y las ofensas religiosas. Se han ido introduciendo o, mejor dicho, se han ido dejando introducir ciertas actitudes que ahora parece que sean doctrina común. Increíble deformación de la conciencia. 
Se quieren impedir manifestaciones sin comunicación previa, limitando las identificaciones policiales y evitando las condenas a los piquetes. Se quema la bandera o la foto del Rey y parece que aquí nada ocurre. Y más aún, estos dos partidos pretenden incluir en el presupuesto el compromiso de suavizar la Ley de Seguridad Ciudadana aprobada en 2015 por el PP, conocida como “ley mordaza” por sus detractores, y de despenalizar las injurias a la Corona y la ofensa a los sentimientos religiosos.
En cuanto a la Ley de Seguridad Ciudadana, cuya reforma ya se está tramitando en el Congreso, PSOE y Podemos se comprometen a trabajar sobre la base del texto de modificación que presentó el PNV y descartando la derogación completa que había planteado el Grupo Socialista. Por un lado, revertirán los artículos de la ley del PP que, a su juicio, tenían por objetivo “desalentar la protesta social y limitar los derechos a la libertad de expresión y de reunión”. En ese sentido, se comprometen a que la ausencia de comunicación previa deje de ser un obstáculo para las concentraciones, siempre que se desarrollen de forma pacífica.
Respecto a la actuación policial, subrayan que deberá tener como guía “la dignidad de la persona y los derechos humanos y que los agentes deberán llevar siempre una identificación claramente visible”, y que el registro corporal sólo se aplicará en casos de indicios comprobables y con prohibición expresa del desnudo total o parcial del sujeto, y que en la comisaría sólo se pueda estar retenido un máximo de dos horas. El acuerdo contempla también ajustar la cuantía de las sanciones económicas y su aplicación al criterio capacidad económica del castigado. Para ello se apuesta por revisar el Código Penal para eliminar lo que consideran “hiperregulacion”, citando el artículo 315 del Código Penal que pesa contra los piquetes informativos modificando los artículos que hacen alusión a los delitos de ofensa a los sentimientos religiosos e injurias a la Corona. En la democracia española es imprescindible que exista debate público, a través de la discusión libre de diferentes ideas y opiniones, sobre todo de las más minoritarias e incluso excepcionales, basadas en diferentes ideologías sobre la vida.
En el acuerdo no hay mención a la prisión permanente revisable que estableció el PP y que los socialistas llevaron ante el Tribunal Constitucional al considerarla una cadena perpetua, y sobre Justicia Universal ambas partes se quedan a expensas del informe encargado por el Ministerio de Justicia a los expertos.
Muchas medidas algunas muy discutibles y que van a requerir mayorías parlamentarias que, al menos de momento, se ven difíciles lo cual llevará estos proyectos a convertirse en elementos de distracción, y acaso en agua de borrajas.