Welcome 2018

Bueno; se marcha el 2017 dejando un bagaje de todo tipo de eventos y dentro de 48 horas comienza un nuevo año con la perspectiva de continuación como en las películas de ‘Rocky’, ‘Jungla de Cristal’, ‘En busca del Arca Perdido’ y de los niños, la serie de ‘Harry Potter’. Fuera de broma, los acontecimientos tanto nacionales como internacionales del último año han sido increíbles. Desde la política hasta los desastres naturales, desde la tecnología informática hasta la científica - de todo tipo - desde el deporte hasta la educación no hay un sector que se haya salvado del tsunami masivo y revolucionario y lo que es más importante sin ánimo de amainar. O sea, que veremos un aumento acelerado de este conjunto universal de temas que seguirá dando saltos a toda la humanidad y que influirá a todo ser vivo del planeta. Quizás lo más significativo ha sido el paso acelerado de los acontecimientos. Como diría el Hamlet de Shakespeare, ‘¡Por dónde empezar, esa es la cuestión!’ Que os parece la tecnología informática. Hemos saltado de un Microsoft prehistórico a un 10 que sigue modificándose a cada momento con el nuevo 365 que no hay quien lo entienda. Se añaden los ordenadores con las nuevas series de iPhone, Tablet, el increíble WhatsApp y por último los programas que surgen con una plétora de accesos ‘online’ para cualquier transacción. ¿Será aún más avanzada el año que viene? Se inventan más y más robots, drones, coches que andan solos y dentro de poco el ser humano no tiene que hacer nada. Los bebés ya vienen en un tuper. Pasemos a la naturaleza y los cambios climáticos. Hace años que los científicos están advirtiendo del calentamiento de la tierra y sus consecuencias. Poco a poco se derriten los polos, hay más polución atmosférica, los mares suben de nivel y el clima en general sufre de un catarro que amenaza en convertirse en neumonía. ¿En qué estado estará el año que viene? Pues dependiendo del cristal por el cual se mire ha pasado de todo en el 2017. Huracanes, volcanes en erupción, cambios descontrolados de temperatura que han causado incendios masivos, seguido por sequías, avalanchas, huracanes jamás visto y con tanta ferocidad de destrucción que casi aniquilaron las islas del Caribe y otro tanto en el Pacifico. Abro el gran melón de la política y que encontramos. El año pasado los Reyes Magos nos trajeron de todo. La Palma de Oro se lo llevaron los Estados Unidos y Corea del Norte. Desde que se dividió la península en dos naciones comenzó una era de tensión que ha ido en aumento. ¡Llego el Tío Donald y de un plumazo subió el listón! Mientras tanto surge una nueva manera de hacer política. A base de redes sociales surge el Populismo, aunque el inventor fue un Nazi llamado Goebbels, Ministro de Propaganda del III Reich. Solo en Europa tenemos material para el 2018 que da miedo. El Reino Unido con su Brexit, Cataluña en convulsión, Austria con resurgimiento fascista, Francia y varios otros siguiendo el mismo camino. ¡En fin! Cambiemos de tema. La proliferación del terrorismo islámico. Comenzó en serio con el ataque en Nueva York en el 2001, se convirtió en guerras en el Oriente Medio, refugiados y nuevos ataques por locos en camiones, bombas, cuchillos y otros artefactos mortíferos. Sin embargo, el 2018 podría amainar. Por último, está la economía. ¡Menudo tema! Presupuestos, impuestos, mercado de valores, bancos para dar ejemplos en manos de empresarios, políticos, y el vecino del quinto. ¿Alguien entiende cómo funciona? Os aseguro que el año que viene no cambiara nada. Seguimos igual de ignorantes.