Seguridad vial en la ciudad

Seguridad vial en la ciudad

Es un tema preocupante y, además, no es un tema nuevo. Pero es el de una de las lacras más serias que aún sigue sin solución, ni la atención necesaria o suficiente por las autoridades e instituciones como se ha hecho con la de la violencia de género o la de la igualdad que causa igual sino peor número de víctimas. La seguridad vial en una ciudad debe tener prioridad, hasta diría, con más atención aun que otras necesidades sociales de la población. No puedo opinar en lo que ocurre en otros lados, pero sospecho que son similares a lo que observo diariamente como peatón en la Muy Leal. La plétora de leyes existe y abarcan un buen abanico de normas, pero no se aplican y dan paso a que un gran número de ciudadanos no toman en serio las precauciones civiles o el comportamiento ciudadano e incluso no les importa nada el daño que pueden causar tanto a su persona como a otros que pasean por la ciudad. Empecemos con las aceras, en especial las modernas y anchas recién humanizadas y la actuación de los que usan las mismas.
 Ya mencioné en otra ocasión los del ‘Walking Dead’ con los iPhone wasapeando sin mirar a donde van. Sumemos los dueños de perros, la mitad sin llevar correa dejando heces por todos lados, los chavales en bicicletas o monopatines incluido el nuevo motorizado, los minusválidos con sus sillas también con motor, por último, las motos y las furgonetas que usan la acera como aparcamiento gratis. Pero lo que es peor es el comportamiento de peatones cuando cruzan las calles que no respetan los pasos de peatones. Siguen un instinto básico y cruzan donde les dé la gana incluso madres con cochecitos de niños y ancianas/os con bastón. Luego están muchos conductores que diariamente no respetan los límites de velocidad ni los semáforos e ignoran los pasos de peatones. Además, da la impresión de que va en aumento. 
Hace ya mucho tiempo que paseo todos los días por el centro de esta ‘cidade fermosa’ y aunque trato de esquivar esos seres que he descrito y que pululan por las aceras humanizadas, no es hasta que trato de cruzar de una a otra que me doy cuenta del gran número de ciudadanos que les importa un bledo la seguridad. ¿Pero me pregunto, por qué las autoridades no hacen nada para reducir los siniestros con un buen plan de multas? Con todo el respeto a la policía local que hace una buena labor en perseguir a los cacos y otros indeseables y controlar el comportamiento civil de la población, pero en cuestiones de infracciones de tráfico cero patatero. Lo único que observo es con las multas a los mal aparcados o el control de tráfico cuando la ciudad se convierte en una pista de atletismo u otra farándula callejera. 
Nunca los veo parar a alguna moto o coche que sobrepasa la velocidad como a veces veo por García Barbón o Pi y Margal usándolo como una pista de Fórmula 1. Al igual multar un coche por saltarse un semáforo y lo que es aún más peligroso doblar en una dirección prohibida como hacen algunos en el enlace de García Barbón con Serafín Avendaño o Policarpo Sanz con Velázquez Moreno para dar ejemplos. Por último, las estadísticas indican que casi el 20% de la población de Vigo es mayor de 65 años. O sea, que son los más vulnerables a esta lacra de falta de seguridad, aunque, como mencione antes algunos están incluidos como culpables de no cuidar de su salud vial.