SALVAGUARDAR NUESTRO TURISMO

Hace dos años la famosa actriz y presentadora británica Johanna Lumley, mas conocida como una de las 'chicas' Bond del agente 007 realizó en 2010 un increíble viaje a lo largo del río Nilo que luego presentó en la ITV británica como documental dividido en cuatro episodios. El primer capítulo fue rodado exclusivamente en Egipto y el viaje lo hizo en ferrocarril, autobús y obviamente innumerables barcas de todo tipo hasta llegar a la frontera de Sudan. Además de conocer a cientos de personajes pintorescos tanto forasteros como locales, deleito al espectador con toda clase de anécdotas, descripción de costumbres e historietas individuales de los nativos entrevistados por el camino. Pero desgraciadamente llego la 'primavera árabe', echaron a Mubarak y el turismo egipcio se fue a la porra.


Aunque las agencias de viaje seguían tratando de vender las ofertas de siempre, los turistas ya no querían saber nada. El país vivía del turismo. Todos los negocios, desde hoteles y restaurantes a tiendas de suverniers sin olvidar el transporte diario de visitas a todas partes, desaparecieron. Algo parecido esta ocurriendo con Grecia. Desde que llegaron los auditores de Bruselas, encontraron un agujero financiero más grande que un volcán y le apretaron el cinturón a Nero, Atenas se convirtió en un polvorín de manifestaciones y disturbios. Hace un par de días su ministro de turismo, Pavlos Yeroulanos suplicaba en una cadena televisiva anglo sajón que el mundo no tomara en cuenta esta situación y que el negocio heleno de turismo seguía abierto.


Decía, con cierta razón que todas las escenas violentas que se veían a diario en la tele por culpa de la crisis no reflejaba la verdad sobre su país y que la imagen equivocada estaba causando un gran daño a un pueblo mayoritariamente alegre y receptivo a los extranjeros. Aseguraba que la policía antidisturbios apaleando a manifestantes estaba ocurriendo en un sector muy céntrico de la capital mientras que en las islas, su mayor atracción estaba tranquila y llena de vida. Puede ser, pero al igual que Egipto las escenas que aparecieron en las noticias con folión montado casi a diario nunca podría ser un atractivo para las personas o familias que gastaban sus ahorros en el ocio de vacaciones en tierras foráneas.


Curiosamente el bajón de visitantes a estos países ha incrementado el turismo de España, especialmente con los europeos que aún consideran a este país un refugio paradisíaco para pasar unos días o semanas de vacaciones. Sin embargo la situación actual esta lejos de ser uno de calma y menos para dar una imagen de fiesta y pandereta a los que nos podrán visitar en los próximos meses.


Gracias a las nuevas imposiciones, reformas, recortes y un largo etcétera de medicina agria que ha introducido el nuevo gobierno para solucionar el problema, la oposición, los sindicatos, los estudiantes, los funcionarios, los medios de comunicación de izquierda y cientos de otros sectores de la ciudadanía han declarado la guerra. Comienza el espectáculo de manifestaciones, huelgas, disturbios y violencias callejeras con la inevitable propagación de noticias negativas que saldrá casi a diario al resto del mundo. Que nadie se olvide de que España es el segundo país de turismo en el mundo.


Tiene muy buena fama como lo demuestran los millones que nos visitan todos los años. Pero no nos engañemos; después de las declaraciones del PSOE instigando a la población a que se rebele contra el PP si en vez de alegría los que nos visitan ven cócteles molotov y encapuchados por las calles, adiós turismo español.

Usamos cookies para ofrecerle una experiencia mejorada. Al usar este sitio acepta el uso que hacemos de las cookies Más información >