Futuro incierto del Reino Unido

Futuro incierto del Reino Unido

La Sra. May ha conseguido más votos pero no ha ganado las elecciones del Reino Unido. ¡Ya no tiene la mayoría! O sea, un fracaso electoral para los conservadores. ¿Y ahora qué? Había comenzado la campaña electoral originalmente basada en fortalecer el gobierno ‘accidental’ de los conservadores ante las eminentes negociaciones del Brexit cuando estalló una ola de ataques terroristas que cambio el panorama completamente. Todo el programa que estaba basado en ‘cerrar las fronteras’ a la inmigración masiva de los últimas años y que protegería a los ingleses de los últimos ataques y horrores del terrorismo islámico en el continente se vino abajo como un castillo de naipes. ¿Por qué? Porque el cáncer de los islamistas radicales ya estaba asentado firmemente en la sociedad y saltó por los aires al igual que en Alemania, Bélgica y Francia. Pero no se puede culpar solo a la falta de vigilancia o la negación generalizada de ‘aquí no pasa nada’ porque la mayoría de los gobiernos europeos y la sociedad en general ya se les había borrado de la memoria los ataques a las torres gemelas de Nueva York del 2001, los trenes de Atocha 2004 y los ataques en Londres del 2005 que son más de lo mismo, solo que el Al Qaeda de Osama bin Laden de entonces se ha transformado en la versión moderna llamado ISIS. La diferencia, sin embargo es que ya se puede usar el refrán de ‘borrador y cuenta nueva’ porque los sistemas de ataque no solo son espontáneos. Son simples y basado en lo que ha estado ocurriendo desde hace tiempo en Israel, donde jóvenes palestinos, de manera espontánea han acuchillado a israelís en el sagrado Jerusalén para ser abatidos por la policía judía. Solo basta que uno o varios hombres armados con un cuchillo con el grito de ‘Alah es Grande’ con un par de víctimas mortales y el terror, perdonen la redundancia, ya está servido. Pero no fue el único error cometido en la campaña. Los problemas internos del país incluidos la inflación, el bajón de la libra pero más importante el posible colapso de la seguridad social, especialmente la sanidad y las beneficios de los jubilados comenzaron a enmascarar la eminente lucha comercial y política que se presentará a partir del 19 de Junio, el día en que comienzan las negociaciones del tan cacareado Brexit. La gran equivocación de la actual Primer Ministra fue precisamente poner todo la carne en el asador asegurando que votando por el actual gobierno le daría más fuerza para enfrentarse a los malvados europeos. Gracias a la campaña de los medios de comunicación que estaban en contra de Europa, no se dieron cuenta del eminente colapso del bienestar actual de la población que es precisamente lo que uso el Sr. Jeremy Corbyn en el programa de los laboristas. Otro posible pero no comprobado efecto fue el del cambio del sector de votantes. Además, más de un millón de jóvenes se sumaron al electorado por primera vez mientras un mismo número de geriátricos habían fallecidos, estos últimos votaron mayormente por el Brest en el referéndum. Vuelvo a la pregunta. ¿Y ahora qué? Hasta que se calmen los ánimos y vuelvan las aguas a su cauce no se podrá ver o tratar de analizar lo que se espera en el futuro tanto en la Gran Bretaña como Europa. Sin embargo hay que tomar en cuenta que actualmente vivimos en un mundo muy incierto, revuelto y dinámico. Todo influye y lo de los acontecimientos antes descritos son otro capítulo en la historia actual.