A los desapercibidos que nos cuidan

A los desapercibidos que nos cuidan

En el guión de la película ‘Mejor imposible’ el personaje principal, interpretado por Jack Nicholson es un escritor maniático que desayuna todos los días en el mismo local y exige que le sirva la misma camarera, interpretada por la guapísima Helen Hunt. Ambos recibieron el Oscar a los mejores actores en el año 1998. Como toda comedia romántica acaban enamorándose, pero lo curioso es que en su excéntrica declaración de amor Jack le dice que es el único en el mundo que se da cuenta que le sirve la persona más encantadora que existe y que esa apreciación lo hace sentir feliz en sí mismo. ¡Menudo rodeo para decir ‘Te quiero’! 
Pues esta pequeña escena me hizo recordar de todas las personas, mujeres y hombres que silenciosamente nos sirven o nos cuidan en la vida cotidiana que pasan desapercibidos y en especial durante estas fechas navideñas llenas de juerga, comilonas y borracheras, pero siguen al pie del cañón trabajando más que nunca para que disfrutemos con las familias y los amigos. Por eso dedico mis mejores augurios a todas las trabajadoras/es de los supermercados, carnicerías, verdulerías, panaderías y otros comercios de comestibles que no paran de cortar, empaquetar, cobrar y saludarnos siempre con una sonrisa y el saludo de ‘muchas gracias’. Pasemos a los de la hostelería desde pequeñas cafeterías a los restaurantes más elegantes. Un saludo fuerte a todos/as camareros/as, cocineros/as, limpiadores/as que trabajan sin cesar para que disfrutemos de todo tipo de gastronomía, barra o bebiendo un simple café y leyendo la prensa. Algunos estarán cerrados, pero la mayoría están listos para servir y a todas horas. Otro saludo a los de la sanidad tanto pública como privada que están más que nunca pendiente las 24 horas durante estas fechas de jolgorio. 
Aunque otros estemos de vacaciones o jubilados estos profesionales están ahí pendientes de nosotros. Otros al que brindo son a los conductores de Vitrasa y taxis. Sigo con el recuerdo a las fuerzas de seguridad de la policía local, nacional y los miembros/as de la guardia civil. Aunque estén con las advertencias y anuncios de que nos portemos bien informándonos del aumento de control, especialmente de conducir bajo los efectos del alcohol o la droga lo están haciendo por nuestro propio bien. No nos olvidemos de las fuerzas armadas, especialmente los que sirven en el extranjero que están lejos de sus familias, pero aportando a la seguridad tanto de España como Europa. Luego brindo un saludo a esos trabajadores/as silenciosos que también curran 365 días al año. Comencemos con los del ‘lixo’ que deben asegurar que los depósitos de basura de tanta juerga no se acumulen y que la ciudad siga su curso de limpieza. ¡Eso! Los de la limpieza de las calles, las aceras, especialmente las humanizadas que son miles de kilómetros cuadrados. No me olvido de los periodistas que no dejan de ser humanos con los mismos deseos de disfrutar en estas fechas navideñas. Tanto los reporteros como los editores que deben asegurarse de que salgan las noticias tanto en Internet como en los periódicos diarios. 
Paso finalmente a los que están en las salas de control de las plantas eléctricas, el agua y naturalmente el conglomerado de medios de comunicación, en especial para los televidentes cómodos en las butacas del salón siguiendo los programas y demás ciudadanos que descansan después de un buen plato de lentejas. Estos últimos trabajadores/as incluyen el enorme número de personas que preparan y emiten dichos programas. Si me he olvidado de alguien no importa. Les incluyo y les deseo Felices Fiestas a todos los que nos atienden y nos cuidan silenciosamente.