Cumple 100 años

La verdad es casi 11. Me refiero a la ‘Ley de la Memoria Histórica’. Muchos escritores han indagado en la historia contemporánea de España con interés centrado en la Guerra Civil. Ian Gibson y Paul Preston, irlandés e inglés respectivamente, son de los extranjeros más conocidos ya que han dedicado la mayor parte de su vida investigando hasta el último detalle la catástrofe española y las consecuencias de la dictadura franquista. Hugh Thomas escribió su única obra sobre el tema en 1961; sus otros libros de historia se centraron en la época del imperio español del siglo XVI y XVII. Tanto Gibson como Preston son anti-franquistas y la mayor parte de sus libros fueron escritos después de la muerte del caudillo. Thomas era más cauteloso. Dijo que Franco era, ‘un general astuto, duro, paciente, pero sin imaginación’. Por otro lado, Andrew Roberts, un renombrado historiador del Sunday Times dedicó un artículo extensivo en julio de 1996 sobre el General Franco. En su disertación llego a comentar que, ‘una vez que la generación a quien brutalizó se haya ido, Franco será visto como el Cromwell de España - el hombre que dirigió y llevó a la fuerza a su pueblo desde una guerra civil a una era moderna. Ambos hombres fueron en parte responsables por haber empezado las guerras civiles que ganaron, pero estos eran inevitables, y sin sus victorias, peores tragedias hubieran ocurrido.’ Dentro de España, el escritor Fernando García de Cortázar obtuvo en 2008, el Premio Nacional de Historia por su obra ‘Historia de España desde el Arte’. Al recibir el premio, este ilustre catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Deusto declaró, en referencia a la reciente aprobada ‘Ley de la Memoria Histórica’ que ‘huele mucho a imposición desde el poder político’ y advirtió que ni los jueces ni el Parlamento son los encargados de decir ‘cual es la verdadera historia’. Curiosamente fue el Ministerio de Cultura que le concedió el premio máximo, el mismo que había redactado la ley. Desde su principio hasta el día de hoy, la ley abrió una verdadera caja legal de Pandora con actas pertinentes para investigar todos los crímenes cometidos durante la época en cuestión, incluido la acusación de genocidio por parte de Franco y sus generales. Una edición de la revista ‘Economist’ hizo eco del asunto y mencionó en un artículo que ‘la izquierda ha descubierto que, hacer resurgir el franquismo es una manera simple de provocar a la derecha tomando en cuenta que el fundador del partido fue un ex ministro de Franco’. (Don Manuel Fraga). ¡Y ya pasaron 10 años! No deseo criticar a favor o en contra de lo que esta ocurriendo en estos momentos sobre el movimiento de resucitar nuevamente el espectro de la Guerra Civil Española y el decreto ley de desenterrar a Franco. Simplemente he expuesto unos puntos de referencia de un número de ilustres conocedores de la materia de hace una década. Pero, como ciudadano europeo, creo que la situación de la actual crisis mundial tanto económica como bélica es tan enorme que tratar de remover en el pasado para hacer justicia -con todo el respeto- a los represaliados no ayudará a paliar la situación. Se acaba de conmemoran el centenario del armisticio de I Guerra Mundial sin olvidar la II Guerra Mundial del cual Hitler y sus verdugos fueron condenados en los juicios de Nuremberg por atrocidades contra la humanidad. Cientos de miles de civiles fueron asesinados en Europa en represalias mutuas entre ciudadanos incluido vecinos y familiares. Ocurre durante la mayoría de las guerras civiles. La de España no fue distinta.