Pardo Bazán-Franco, unidos por el trabajo en Meirás

Pardo Bazán-Franco, unidos por el trabajo en Meirás

Tengo un libro en las manos, con lo que imito o remedo a Luis de Sosa, de quien hemos hablado quizá un par de veces. Fue uno de los protagonistas del lanzamiento de  “TVE” –no existía ni siquiera “La 2”, las privadas estaban en el limbo legislativo. Al de Ferrol, Francisco  (Franco)  y al otro de la misma ciudad departamental, Iglesias (Pablo) no el coleta, les costaría vaticinar  que Franco Bahamonde iba a ver la “tele” hasta 1975, en algún momento desde la cama y a última  hora ni desde el colchón.
Invitamos a compartir un rato con nosotros a María Moliner, amantísima y respetadísima lexicógrafa, que es el que hace diccionarios, cosa que esta buena mujer demostró llevar a buen puerto su “Diccionario de uso del español” y lleva en el lomo la editorial, “Gredos” Para la señora Moliner, el vocabulario de imitar-remedar es poco y añade,entre otros conceptos: Parecerse, disfrazar de, copiar y lo mas curioso para no pocos, imitante, o sea que imita.
El libro es lo que importa. Lleva en el lugar de la habitual dedicatoria impresa, “A la memoria” de familiares directos y próximos, entre ellos a su sobrino “(…) Juan Vidal Lombán, bachiller, de Falange Española Tradicionalista y de las J.O.N.S. caído gloriosamete en el frente de batalla, por Dios y por España (…)”. En la contraportada, es decir, lo último que despachan de la obra, al pie va impreso: “Precio: 3,50”. Tirado, o sea muy barato, para nuestro tiempo, cuando un libro corriente y nuevo no baja de 18 euros. Termina este texto: “Librerías Porto. Plaza de Cervantes, 12 y Rua del Villar, 16, Santiago de Compostela”. No existía en 1939, fecha del libro de Manuel Vidal. ¨Porto¨” en Vigo. Era una librería especializada en temas religiosos, instalada en el bajo de un edificio de la calle Marqués de Valladares, que en el primero acogió muchos años a la Asociación de la Prensa de Vigo.
El título era, y es, que tengo el libro en mis manos: “Vida de trabajo de la Condesa de Pardo Bazán y el Caudilllo”. Quizá habría que añadir que el trabajo de los dos personajes no era simultáneo. En la portada, el autor, Manuel Vidal Rodríguez y “Torres de Meirás”. Enfrentadas en el interior dos páginas,  la primera es el “Índice de los artículos”, que empieza por “La Granja y el Pazo de Meirás”. Además de corresponderle por cronología, merecía la Condesa que los capítulos a ella dedicados abrieran el libro, los de él, siete bloques, iban y van al final.  Solo uno de estos es normal, los otros seis componen la agenda ditirámbica, o de hacer la pelota al habitante del Pardo, al margen del verano que solía pasarlo en Meirás y celebrar aquí un consejo de ministros. Atención a la media docena de joyas: El honor y la emoción de un homenaje aceptado, Salvador de España, Padre de la Patria, Protagonista de nuestra magna epopeya. La epopeya en la zona roja y el Generalísimo Franco, conductor del pueblo español. Todo esto trufado de mayúsculas que no corresponden en la gramática.
Hemos hecho alusión a las dos páginas enfrentadas, una la del  Índice. La otra es la foto de un retrato con este pie: “Doña Emilia Pardo-Bazán, Condesa de estos ilustres linajes. La Coruña, 1852  + 1921,  Madrid”. Ella un breve moño con una diadema que parece una joya y un escote trasero en pico nada exagerado.
Al referirse a la Granja, cuando he empezado de lectura, no suponía que era, como ha sido un lugar de Galicia. En seguida me ha venido a las mentes la segoviana Granja de San Ildefenso. Para visitar su Palacio Real, tuvo la amabilidad de llevarme en su coche el jefe de municipal del diario “El Alcazar”, Debió ser mediado 1965.
Abrimos por su primera página el capítulo “La Granja y el Pazo de Meirás”,  del libro que nos ocupa.Apenas principiar dice el curita que figura como autor que la Pardo Bazán tenía gran afecto por el mentado pazo. En lo que se refiere a la patria chica de aquella, A Coruña –él escribe La Coruña- “(…) aludiéndola –la Codesa- en cuentos y novelas con el simpático nombre de `Marineda”, hermoso nombre literario de la ciudad de los Cantones que a lo largo del tiempo ha tenido notable aceptación.