La mediocridad nos invade, a ver si nos salva la mesocracia

La mediocridad nos invade, a ver si nos salva la mesocracia

Haga usted la pregunta y tiemble ante la respuesta esperada. Si tuviéramos que elegir a un presidente de la Tercera República, ¿quién satisfaría a derecha, izquierda y centro? Si se permite hacer esa estratificación simplista de nuestra sociedad. En lo relativo al boato, esa forma de gobierno, ¿resultaría mas económica que la Monarquia? 
Estoy en el montón de españoles vulgares, que por sentimiento optaríamos por una República, aunque al no ser capaces  de encontrarle cabeza y corazón al invento, nos inclinariamos por buscar al hombre que ha de venir. Lo del Borbón Felipe resulta mejor: viene educado de casa, ha tenido una formación multiforme, o sea que afecta a muchas cosas, algunos creen que el estar casado con una mujer del pueblo, ella con una experiencia profesional enriquecedora, es un tanto a favor de Felipe VI.
Muchos, con mas o menos convicción, despejaríamos la incógnita: Si no encontramos un republicano presidente, a gusto de la inmensa mayoría y la Monarquia presenta a  un hombre joven, que sabe latines, que no es otra cosa que saber mucho, y ha aprendido en la cabeza de su egregio padre y de su cuñado, lo que no se debe hacer con faldas y a lo loco y con los dineros públicos… todo conduce a pensar que esos billetes de banco, conseguidos de manera torticera, queman pero calientan. En nuestra forma de gobierno, podemos querer mas, pero ¿podemos conseguir mas?
Nuestro titular predica hoy que “La mediocridad nos invade, a ver si nos salva la mesocracia”. Esta, partida a la mitad da meso-cracia, una segunda parte que hay que entender como autoridad, que es el significado de cracia.  Total, que podríamos llegar al absurdo de tener ante nosotros el gobierno de las mesas. Pero sin chorradas, estaríamos hablando del  gobierno de la clase media. Mi querida del alma María Moliner, que Dios tenga en su paraíso auténtico –los otros paraísos son una coña- esta buena mujer, capaz de hacerse entender por un ejército de ángeles, a los que impartiera una conferencia sobre el papel de los diptongos, y de decirnos que mesocracia es una “Organización política en que tiene preponderancia la clase media”. Chapó.
Llevan decenios breándonos a la clase media, los gobiernos de todos los colores y niveles, las compañías de telefonía sin hilos, las patronales y los sindicatos, los hombres buzo que consiguen las nécoras mas baratas y no se cuantos mas. Con la clase media hecha unos zorros,  o sea muy cansada de tanto IVA cultural subido a un pino, de tanto aparentar que los alimentos no suben y están por las nubes y etcétera.
Vamos a dejar a la clase media en un rincón, que de política ni hablar. Y de emprender, nos quedamos usted y yo con Amancio Ortega y el dueño de Mercadona, y dos o tres mas, y esto fuera de ellos es un páramo, que viene  a ser, resumiendo, una llanura en la que  hace mucho frío. Todos a pasar por Frigo.
Nos queda otra solución, escapar de la mediocridad, que la mayor parte del personal cree que nos invade, e ir a la búsqueda de los valores individuales, de los españoles-curriculo, de los listos del Pilar aunque no hayan ido al colegio de idem, que ahí estuvo Juan Lui Cebrián, que ha tenido, ahora menos, un país en sus manos. 
Si pensamos en  un español grande, nos vendrá a la mente a casi todos Severo Ochoa. Además de infinidad de trabajos de relieve y galardones diversos. Ganó el Nobel de Fisiología y Medicina en 1959. A ningún español se  se le ocurriría soñar entonces con un premio de esa especialidad.
Subiremos a Ochoa al podio, para que ayude a regenerar a la media española. Lo malo es que está muerto desde 1993.
Que esté vivo, que haya tenido proyección internacional, ¿dónde? Se llama Federico Mayor Zaragoza y desde 1981hasta 1999 ha sido ministro de Educación, diputado europeo y director general de la Unesco, además de un sinfín de cargos mas, muchas distinciones, no pocas publicaciones, etc., todo nacional  o internacional, que no se de donde sacan el tiempo. Los últimos años, Mayor  se ha paseado por el mundo dando la paz dominical, respaldado por una Fundación.
Los españoles que buscan a  un hombre como Diógenes, en seguida cazaron  el fallo de Mayor. Había sido político, para mas  inri diputado en el Parlamento europeo, ¡con las siglas CDS! Una organización que buscaba fastidiar a derecha e izquierda. Que además podía encumbrar de nuevo a Adolfo Suárez. A galeras con Mayor Zaragoza. Había algo mas, fue subsecretario con un gobierno de Calos Arias y con Franco vivo y pescando. En el primer decenio de este siglo apoyó una lista socialista a las Cortes,  con Rubalcaba a la cabeza.
Eduardo Punset tiene tres carreras regladas, es experto en nuevas tecnologías,  comunicador de ciencias diversas, incluso en libro, un currículo para caerse de espaldas y por si no fuera bastante,    creador de un programa de divulgación, titulado “Redes”, en La 2. Hablando de red, cuando le llamaban para dar una conferencia, se asustaban de la factura. La tele da imagen y dinero.
Me rindo, que busque otro quien venga a salvarnos.