Hágase usted el tonto, que muchos se pasan de listos

Hágase usted el tonto, que muchos se pasan de listos

El tonto nacional lo representan, en mi humilde opinión, Lina Morgan y Marianico “El Corto” o, en quizá en lugar del aragonés vestido de paleto, puede ocupar su lugar Tony Leblanc, que en el cine tampoco se le daba mal hacer de timador. Después del grave accidente de tráfico de Ignacio –así era Tony en el DNI-, a partir de aquel disgusto sobre ruedas, tuvo algunas de las mejores oportunidades de su vida. Pasados los años setenta, además de risa, Leblanc provocaba ternura. Y “El Corto”, que no recuerdo si usa garrote o cayado –vale masculino o femenino-, que no se nos olvide que es una persona solidaria, que ha brindado muchas veces su arte gratis et amore, un latinajo gratuito, ha ofrecido su gracia,  especialmente a organizaciones de discapacitados.
Lina llegó al máximo de la tontuna al interpretar para el cine “La tonta del bote”, hace la friolera de casi 50 años. De compañero de cartel, el asturiano Arturo Fernández, que me dicen nació en Gijón –no calcule, 88 años- en 1929. Aquí cerca, las exposiciones de Barcelona y Sevilla, que le valieron al dictador general Primo de Rivera para no dar paso a la Exposición Internacional de la Pesca, prevista para  1935 en Vigo. Y mas lejos, en Estados Unidos, como si su particular IBEX 35 –lo mas selecto de nuestra Bolsa de Madrid-, se fuera al alcantarillado. Menudearon los yanquis que, ante la ruina  del mercado bursátil, se tiraron por las ventanas.
Siempre me pasa lo mismo, que me dejo algo atrás.  La del bote está siendo explotada en una pensión, y lo consiente, no sé si por necesidad o por tontuna. Aparece un nuevo huésped, el de los 88 ahora cumplidos, que en el setenta serían 41. ¿Viene a salvarla Arturo el guapín, o a ligársela sin mas? Hay que irse a un videclub  a por la copia de “La tonta del bote”, o buscar via Internet el final de historia, no estoy dispuesto a descubrir el desenlace.
También recogemos al paso a Lina Morgan. Si hubiera un premio a la gesticulación, sacaría matrícula de honor. Ella con la boca fruncida  y la cabeza otro tanto , las manos unidas, palmas cara abajo y bamboleando el cuerpo, las piernas, ¡ay las piernas!, a ver quién es capaz de ponerlas así, unas veces andando con paso de ganso, otras los pies hacia adentro y caminando al tiempo, que parece se va a dar un coscorrón… El colmo es cuando se le escapa hacia el aire una de las jambas, que Wiikipedia me confirma que es pierna, significado en castellano de la jambe francesa, que hace decenas de años que para mi las jambas son jambas y punto. Otra de piernas de la Morgan, cruza una sobre la otra  y una de ellas quiere escapar al control de la jefa, y sale como disparada
Nos congratulamos de que Lina  comprara el Teatro de La Latina, el nombre del barrio, lleno de encanto.  Allí puedes ver el color de Madrid, con las chulapas y los manolos que bailan el chotis –me niego a decir la antigualla schotis- en un ladrillo. Está cerca el Rastro, que puede usted comprar  desde una novela erótica que triunfaba en los cuarenta del siglo pasado, firmada por “El caballero audaz”  (José María Carretero)  o una pieza viva todavía por 2004, en que la editorial Tusquets acabó con el concurso de las calenturas,  “La sonrisa vertical”, que  había iniciado su andadura en 1979. El sitio digital Wikipedia hace una explicación clarita del por qué esa sonrisa en concreto, de procedencia francesa. Es un pie del sexo de una mujer;“La vulva femenina, que se asemeja a una sonrisa vista de forma vertical, da nombre a la colección”.
“Hágase usted el  tonto, que muchos  se pasan de listos” es nuestro provocador titular de hoy. Así como los niños de los años cuarenta veníamos con un pan debajo del brazo –decían los franquistas- , que nadie encontró, llevamos toda la vida teniendo múltiples tontos, para los espectáculos de la tele, las películas o el teatro y naturalmente el circo, donde de los dos payasos uno es tonto y otro listo. Tenemos el o los tontos de la ciudad que habitamos, y  luego  incluso el bobainas del barrio.  Por el contrario, tuvimos los listos del chanchullo de empresarios y políticos pervertidos, y los que ordenaban la venta y quienes vendían las preferentes. En el lado de los afectados es evidente que hubo muchas víctimas, porque a ver por formación escasa que tenga uno, da por bueno que le retribuyan su capital al siete por ciento, cuando debía estar el interés habitual por debajo de la mitad.
Ante tanta estructura social tontaina, para cubrir las plazas ha habido que pedir voluntarios, que se quieran hacer los tontos. Con el asesoramiento de la Real Academia Española es variada. Se puede ser  un tonto sin remedio, “(persona) falta o escasa de entendimiento o de razón”. Coloquial; “(persona) pesada, molesta”, o sea la que incordia. Otro coloquial, “presumido o vanidoso”, de esto solo te curas precisamente si no eres tonto. Y solo una definición de listo, de es.thefreedictionary.com, que es la cuarta acepción: “Que es astuto y sabe lo que le conviene”. Este listo puede llegar a donde quiera.
Mayor tontuna que creer  en el horóscopo, está por ver. He consultado la predicción de Acuario –,mi signo, no implico a nadie- para el miércoles 4 de abril, cuando escribo, Aparecerá una voz amiga y “”Si la escuchas bien y sigues lo que asevera, podría conducirte a lograr dinero, atraer la prosperidad y los negocios a tu vida”. Si no acudo a mi cita del jueves, el próximo no estaré en las Bahamas gastando  mi  fortuna, se lo aseguro