Menús halal en los centros públicos

Menús halal en los centros públicos

El conflicto surgido en un colegio de Foz entre las madres de estudiantes marroquíes y la política del centro con relación a la dieta de sus alumnos vuelve a replantear una situación de repetidos incidentes, tratada de modo diverso, según el caso, a lo largo de España.
Ley 26/1992, de 10 de noviembre, por la que se aprueba el Acuerdo de Cooperación del Estado con la Comisión Islámica de España (Vigente hasta el 30 de Junio de 2017) dice que “La alimentación de los internados en centros o establecimientos públicos y dependencias militares, y la de los alumnos musulmanes de los centros docentes públicos y privados concertados que lo soliciten, se procurará adecuar a los preceptos religiosos islámicos, así como el horario de comidas durante el mes de ayuno (Ramadán)” y también que “El sacrificio de animales que se realice de acuerdo con las Leyes Islámicas, deberá respetar la normativa sanitaria vigente.”
Conviene fijarse en el verbo: “Se procurará (se entiende, si es posible) adaptar la dieta a los preceptos islámicos, pero no obliga ni impone el hacerlo. Por eso, el colegio de Foz cumple con su obligación de proporcionar a sus alumnos una dieta equilibrada al margen de sus particulares creencias religiosas.
Como es sabido, pese a las protestas de un grupo de madres marroquíes porla supresión de los llamados menús alternativos (cuando coincidía un plato a base de cerco), en el CEIP número 1 de Foz, se atienen a lo dispuesto enel Decreto 132/2013, que regula el funcionamiento de los comedores escolares (Consellería de Educación), donde se establece que “el menú será único para todos los usuarios del comedor escolar, excepto en los casos de alumnos que padezcan cualquier tipo de intolerancia o alergia alimentaria, justificada mediante certificado médico".
Del mismo modo que los alumnos musulmanes no comen cerdo, hay niños no musulmanes a quienes no agradan las espinacas, el bacalao o las lentejas. Y el día que tocan, o las comen, o repiten el plato que les gusta, si es posible. Por eso, sus padres dicen que si para ellos no hay menús alternativos no tiene por qué haberlos para nadie.
Exigencias en incremento
Hay casos simpáticos, como la de un niño senegalés que pidió a la profesora que le dijera a su madre que le permitiera comer las croquetas de jamón, como sus compañeros, porque “le gustaban mucho”.Hace unos días, en un colegio del Sur de Pontevedra, donde hay una larga lista de espera de niños españoles, sin beca de comedor, entre otras cosas, porque gracias a los baremos suelen salir por delante familias de otras nacionalidades, principalmente marroquíes y rumanos, se presentó una madre musulmana con dos niños, pidiendo que, pese a no estar en la lista de espera, acogieran a sus hijos, lo que la junta de padres aceptó (los padres aportan una parte del gasto del comedor público). Y tan pronto como le dijeron que los admitían, advirtió: “Pero mis hijos sólo comen comida halal”; es decir, de alimentos condimentados y cocinados conforme a dicho rito.
En la Escuela Pública de un estado laico parece razonable que los menús correspondan a la necesidad de dietas equilibradas al margen de la religión. Porque es uno de tantos factores de integración en la sociedad civil. Giovanni Sartory se ha cansado de decirlo: Si una masa social se instala en una sociedad y no asume su modo de vida civil y sus labores, cuando –como en este caso puede ocurrir dentro de nada- por motivos sobre todo religiosos, al margen de aquella sociedad y cultura (que no supone prescindir de la propia, sino reservarla al ámbito privado), cuando la masa crítica sea más (cuando en la escuela de Foz llegara a haber más musulmanes que no musulmanes) tratarán de imponer su cultura. Por eso Fucuyama insiste en que este fenómeno es para Occidente una bomba de relojería a plazo.
El teólogo Hans Küng, en un libro clásico (El Islam, historia, presente y futuro. Editorial Trotta, Madrid, 2004, página 696), escribe con respecto a lo que viene ocurriendo en la laica y republicana Francia:¿Hasta dónde se debe hacer concesiones a los distintos grupos de presión musulmanes? ¿Se puede consentir que las muchachas musulmanas no asistan, por presión de los padres, a las clases de biología y educación física, ni tomen parte en las excursiones de su grupo escolar? ¿Que hagan “descansos para orar» en medio de los exámenes” y que exijan menús especiales para la comida de mediodía en las cantinas de las escuelas? 
La expresión comida halal se asocia con los alimentos aceptables según la Sharia, o ley islámica. El término opuesto, aquel que expresa las prácticas prohibidas Es haram. Se prohíbe la carne del animal muerto por causa natural, la sangre, la carne de cerdo, la del animal que no haya sido sacrificado en nombre de Allah.