Un ayudante de jardinero como consejero de Red Eléctrica Española

Un ayudante de jardinero como consejero de Red Eléctrica Española

Dada la singularidad de este personaje, su inventado curriculum y su peculiar personalidad, el nombramiento, tras ser cesado como director general de la Guardia Civil, de consejero de Red Eléctrica Española, va más allá del evidente funcionamiento de las “puertas giratorias”, que en este caso adquieren particular relevancia por las características del beneficiado con esta sinecura, que le van a aportar, a cambio de nada, 175.000 euros de ingresos. 
Red Eléctrica de España está dedicada en exclusiva a la operación del sistema eléctrico y al transporte de electricidad.¿Y qué tiene que aportar aquí el señor Fernández de Mesa? Esa es la pregunta que circula en las redes sociales ante no ya la repetida fortuna de este habilidoso personaje, sino ante la evidencia de que el sistema no cambia, ni que la pretendida regeneración de los usos y formas del PP tampoco. A este indocumentado fantasioso le cuela el PP en el consejo de administración de una empresa esencial para el país.
Lo que da la risa es la justificación que el presidente de la sociedad, el ex secretario de Estado José Folgado, para el nombramiento de Fernández de Mesa para su nuevo cargo, basándose “en su experiencia y conocimientos en materia de seguridad integral”. Por lo que posee “el perfil idóneo"para el puesto, Y para tratar de disimular que es un modo de colocar a un chico del PP sin otro modo de vida (a no ser que se reincorpore al puesto de ayudante de jardinero del puerto de Ferrol), el ministro de Energía, Álvaro Nadal, no quiso dar explicaciones de tan sorprendente nombramiento, indicando que se una “decisión empresarial”. Ya 
Pero lo que sorprende es que la propia Europa Press transmita la falsa biografía, dando por ciertos sus ditirámbicos y falsos títulos, dice la agencia. “Fernández de Mesa es un político español del Partido Popular. Diplomado en altos estudios militares y en informática de gestión de empresas, es funcionario del Estado en excedencia especial e inspector del departamento marítimo del International Marine Coatings en excedencia forzosa”.
Ha vivido de la sopa boba pasando de un puesto a otro sin perder comba: Pedante y pintoresco, en la Guardia Civil lo llamaban “Don Cuco”. En su día, la actual presidente del Parlamento llegó a reprenderlo públicamente por el uso indebido del coche oficial y las escoltas. Ocurrió en Ferrol, cuando él, como militante del PP iba a un acto en representación del partido, a la lectura del pregón de la Semana Santa. Mientras la ministra y otras muchas personas esperaban turno en el angostamiento del puente de entrada en Ferrol, saturado de tráfico, Fernández de Mesa hizo que sus escoltas hicieran sonar sus sirenas y a toda velocidad se dirigieron por el carril contrario hasta la ciudad, obligando a detenerse el tráfico que circulaba en dirección contraria.
Es oficial segunda administrativo del Puerto de El Ferrol, una de las escalas más bajas dentro de la Administración. Su puesto es el de ayudante de jardinero, donde lo colocó su padre, empleado del puerto. Y eso lo convierte en “funcionario del Estado en excedencia forzosa.” La plaza de mero agente comercial de una empresa de pinturas para barcos lo convierte en “Inspector Técnico del Departamento Marítimo de la multinacional inglesa International Marine Coatings Ltd., Pero en el colmo de la desvergüenza, convierte unos cursillos de unas pocas horas en diversos master sin el menor rubor.
La guinda de esta biografía inventada es el decirse “Diplomado en “Altos Estudios Militares” por el Centro Superior de Estudios de la Defensa, en Madrid 1991”.  Es decir, son unos breves cursos internos, sin rango académico que convoca periódicamente el CESEDEN.  Y en el colmo de la desvergüenza, transforma cargos honoríficos sin contenido real en “Consejero Científico y Profesor del Instituto Internacional de Ciencias Políticas de la UNESCO, Áreas de Defensa e Industria”.No es ni ha sido profesor de nada.
Pero ahí lo tienen incombustible y con suerte, digo, cara.