La airada salida de Pachi Vázquez del PSOE gallego

La airada salida de Pachi Vázquez del PSOE gallego

La airada salida del PSdeG-PSOE del que fuera uno de sus secretario generales, Pachi Vázquez, con una doble rociada de críticas, tanto a la dirección federal como  a la de la organización del partido en Galicia, coincide con las críticas que otro ex dirigente de máximo nivel del partido, el ex alcalde de A Coruña Paco Vázquez, ha realizado a Pedro Sánchez y a su gobierno en el mismo sentido, sobre todo, con respecto a haber aceptado el apoyo de los independentistas y en su tolerancia con éstos y los acuerdos con Podemos. No deja de ser curioso recordar que, en su día, el que realmente organizó el PSOE en Galicia, al inicio de la transición, el prestigioso profesor de Derecho Internacional Público Modesto Seara, tampoco acabó bien con la dirección federal, entonces capitaneada por Felipe González.
Hasta que aparece Seara, no existe organización alguna de este partido, pero sí muy respetables personas conocidas que se vinculan con el mismo, y que apenas llegan a la docena. El propio profesor Seara, injustamente olvidado en el propio partido que de facto crea en Galicia, solía decir: “Eramos cuatro gatos que cabíamos en un coche”. La nómina de aquellos históricos es harto reducida: Constantino Cacheiro, Salvador Fernández Moreda, Francisco Osorno, Ramón Couto, Manuel Martín, José Manuel Posse Mesura, Luis Miguel Fernández, Piri, Gustavo Gómez y García Sinde. En Vigo conocíamos a Francisco López Peña, Manuel Espárrago Patiño e Indalecio Tizón covelo, y a los ugetistas Lepoldo García Ortega y Jovito.
Seara no era felipista, su línea coincidía con la del socialismo histórico de Llopis, derrotada en Suresnes y Touluse, pero a pesar de ello acepta organizar el partido que ahora llamamos PSdeG-PSOE. Pero este socialista histórico acabará enfrentándose al felipismo y fundando un partido nuevo, el Pasoc (Partido de Acción Socialista), junto a Alonso Puerta, Julián Lara y Ángel Albarracín.  Todavía recuerdo la primera visita a Vigo de Felipe González, en 1974, entonces con su característica chaqueta de pana, y la reunión con los periodistas en un bar de la Travesía de Vigo.
En Vigo, el abogado Alfonso Álvarez Gándara, Francisco González Amadiós y otros habían formado el MSG (Movimiento Socialista Galego) que en 1975 se integra en el PSG de Beiras. En las primeras elecciones democráticas, el cabeza de lista por Pontevedra del PSOE, Francisco Bustelo, intenta, con una gran generosidad, que el PSG (Partido Socialista Galego) se integre en el PSOE, y ofrece incluso dejar que el primer puesto a un miembro del PSG. Un sector del PSG de Vigo ve con buenos ojos esa integración, pero el grupo de Santiago los “acusa de españoleiros” en una agitada asamblea celebrada en Lugo.  
En la historia del PSOE de Galicia tuvo un efecto altamente positivo, por la calidad de los hombres que incorporó, la integración del PSP de Tierno, acontecida en mayo de 1978. Entre esas aportaciones destacan la de Jorge Parada, hoy una de las cabezas visibles de izquierda socialista en Galicia, y responsable del área de ética del socialismo gallego. Y lo mismo cabe decir de su compañero Jesús Bahillo, cuya gestión en defensa de la progresiva Ley de Costas del PSOE, que la derecha modificó al alcanzar el poder, es uno de los momentos memorables del parlamentarismo español.
El bronco abandono del PSOE de Galicia por parte de quien fuera su secretario general, Pachi Vázquez, no deja de ser sorprendente. Gonzalo Caballero ha dado una respuesta moderada a las graves acusaciones que contra él mismo ha vertido su antiguo compañero, remitiéndose a los propios procesos democráticos que lo llevaron tanto a él como a Sánchez a los puestos que ocupan. 
Francamente, nadie que conozca a Gonzalo Caballero, un hombre de sólida formación académica, profesor de la Universidad de Vigo, pueda imaginar que las acusaciones de Vázquez contra el actual secretario general del PSOE de Galicia tengan realmente bases reales. Gonzalo es una persona bien distinta en su proceder del cuadro que el ex secretario Vázquez dibuja de él. No creo que se le pueda achacar ninguna de las trapacerías que se le atribuyen. Todo el mundo sabe que en los partidos políticos se cuecen tensiones por dentro, pero no creo que es haya sido ni pueda ser el proceder no ahora ni nunca de Gonzalo Caballero.