España aguantará

España aguantará

Vivimos días políticamente azarosos. El anuncio del proceso secesionista que impulsan las autoridades catalanas lo impregna todo y todo se mide en relación con la posición de cada uno frente a ese desafío. Se analizan las declaraciones de los políticos y los ciudadanos toman nota de dónde están unos y otros. De cómo discurran las cosas el 1 de Octubre (fecha del referéndum ilegal), van a depender muchas cosas en el futuro.
Hay momentos en la vida de los pueblos en los que es necesario preguntar con quien está cada uno. ¿Con quienes pretenden romper España o contra ellos? Frente a una cuestión de esta naturaleza no hay equidistancia posible. Nos afecta a todos. No solo a los políticos. Como ciudadanos nos concierne a todos. A los de derechas y a los de izquierdas. Todos sabemos que lo que está en juego es trascendente. No hay un español que no sepa lo que es España y de dónde venimos quienes vivimos en este país. Se es español sin dejar por ello de ser catalán, andaluz, castellano, cántabro o canario.
La Constitución -votada en su día mayoritariamente- ampara las singularidades de cada uno de los territorios del Estado. En su desarrollo, cada una de las comunidades autónomas ha encontrado el mayor grado de autogobierno de toda nuestra Historia. El proceso separatista en Cataluña nació a impulso de un sector de la burguesía que antaño no le había hecho ascos al franquismo. Lo sorprendente es que con el paso del tiempo una parte de la izquierda se haya dejado reclutar para una causa que, en esencia, proclama principios alejados del ideal de solidaridad y fraternidad que fue la bandera de las organizaciones de clase.
Parece que el PSOE dejando atrás el legado de Zapatero y Montilla lo ha comprendido y Pedro Sánchez, al margen de la simpleza de la "plurinacionalidad", está con el Gobierno en la defensa de la legalidad que emana de la Constitución. También Ciudadanos. Lo de Podemos se explica porque Iglesias sigue jugando al "cuanto peor, mejor" de reconocida estirpe leninista. A mi juicio, comete un error que le pasará factura en las próximas elecciones. España, es mucha España. Aguantará.