El sustituto de De Guindos

El sustituto de De Guindos

Luis De Guindos será vicepresidente del Banco Central Europeo que finalmente será recomendado por el Eurogrupo. Los numerosos apoyos entre sus colegas hicieron que su rival el gobernador del Banco de Irlanda se retirara. A nadie se le oculta que a los distintos órganos de Europa les gusta que haya mayorías en las elecciones, nunca dar la imagen de división. Alemania, Francia, Portugal, socialistas de toda condición e incluso Grecia apoyaban a De Guindos. Así que como le vaticinó Felipe González a Pedro Sánchez, los socialistas españoles hicieron el ridículo vetando a su compatriota. Si recuerdan el PSOE se empeñó en vetar hasta el final a De Guindos porque no era una mujer la candidata. Eso sí no presentaron ni una alternativa femenina. Lo de Podemos es más o menos lo mismo. Se han quedado más solos que la una. Ni sus gobiernos favoritos de Portugal o Grecia han seguido su estela de intentar dañar con calumnias e insultos de barra de bar, como lo de buitre, la imagen del español Luis De Guindos. Ahora, los jefes de Estado y de Gobierno formalizarán la designación los próximos 22 y 23 de marzo en su reunión en Bruselas.
Y en España, el presidente del gobierno tendrá que nombrar un nuevo ministro de Economía. De Guindos anunció el lunes que se irá pronto, en unos días. Sin embargo, el presidente del gobierno dijo ayer en un acto en "La Razón" que quiere esperar a que se produzca el nombramiento y que no entraría a barajar plazos. Como es obvio y desde hace ya muchos días, los nombres que se barajan son muchos. Es sabido que a Mariano Rajoy no le gustan mucho los cambios, así que muy bien podría ser que se limite a sustituir a De Guindos y punto. En su día se habló de la posibilidad de nombrar a un vicepresidente que aglutinara, como ya ha ocurrido muchas veces en democracia, las carteras de Economía y Hacienda y que fuera Montoro o incluso Josep Piqué.
En todo caso, puede que Rajoy vuelva a seguir el principio "lo que funciona no se toca" y no vista a un santo desvistiendo a otro, como sería el caso de optar por la ministra de Agricultura o de Energía, por más que este último tenga soliviantado al sector. Los nombres son varios desde Fernando Bécker que viene de Iberdrola, Ramón Escolano, Iñigo Fernández de Mesa, Piqué o uno del que nadie habla y que puede ser con todas las salvedades el tapado, Rafael Doménech, actual responsable del servicio de estudios del BBVA. Ha sido, entre otras cosas, consultor de la OCDE, de la Comisión Europea y director del Instituto de Economía Internacional. Ahí lo dejo.