En positivo y sumando

En positivo y sumando

Desde esta columna de opinión he ido desgranando en numerosas ocasiones en los últimos tiempos  y siempre con los datos oficiales en la mano, las secuelas originadas en estos años por la brutal y cruel crisis que hemos y aún seguimos padeciendo. Miles de empresas,comercios  y autónomos que ya no están, decenas de miles de familias gallegas padeciendo todo tipo de calamidades y cientos de miles de puestos de trabajo perdidos. Por esto mismo, por estas miles y miles de razones y porque constató un inicio de recuperación económica que más que nunca necesita continuidad y solidez por el bien de todos, Galicia necesita un gobierno estable y sólido, con una hoja de ruta con retorno real  a la sociedad gallega. Galicia no puede seguir la actual senda del penoso espectáculo político nacional que aún a día de hoy mantiene a un ejecutivo en funciones, lo cual, ya está repercutiendo negativamente en las cuentas de resultados tanto de empresas privadas como públicas. Y a mayores una banca rescatada que todavía no ha devuelto al contribuyente todo el dinero que tuvo que poner sobre la mesa para salvar al sector de la quiebra. Y es que según el Banco de España las entidades que recibieron fondos públicos a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria solo han reembolsado un 5,2% de las cantidades recibidas .
Pero este inicio de recuperación es desigual territorialmente y nos deja una imagen nítida de una Galicia que avanza y otra que queda estancada y porque no decirlo, incluso olvidada .Por esto mismo, para mí provincia, Ourense, reclamó un plus de apoyo añadido, simplemente porque es de justicia y porque lo necesitamos. Reclamo partidas presupuestarias e inversiones que actúen como planes de choque económicos y sociales. Reclamo dotaciones económicas y nuevas infraestructuras para los principales polígonos industriales de Ourense que reviertan en dar solidez a nuestras empresas en aras de potenciar la creación de nuevo empleo, que es sin duda la mejor política social para contribuir a fijar población. Reclamo potenciar y dinamizar  económicamente nuestro sector agroalimentario y nuestro sector ganadero y forestal, ayudando a modernizarlo y hacerlo verdaderamente competitivo al igual que nuestro comercio, tanto el ubicado en el rural como el urbano. Reclamo que nuestro parque tecnológico sea, de una vez por todas, la punta de lanza de nuestro I+D+I y marque tendencia en los cambios de tejido productivo que se apliquen en mi provincia, Ourense. Reclamo las infraestructuras,centros de educación guarderías, centros de día y centros de salud necesarios para que los ourensanos estemos perfectamente atendidos en nuestras necesidades básicas y sobre todo en nuestro rural. 
Reclamo inversiones económicas públicas para estructurar, modernizar y dinamizar el conjunto de los 92 ayuntamientos de mi provincia, Ourense, sin discriminacion de ningún tipo, bien sea por número de habitantes o ubicación. Y por supuesto, reclamó que algún día de este siglo, ya no digo año, el concello de Ourense tenga la "capacidad "suficiente para aprobar un plan general de urbanismo que permita a mi ciudad, Ourense, tener alguna posibilidad de que esa recuperación retorne a sus vecinos ,aunque lo dudo. En definitiva estos son los deberes que, entre otros muchos, tiene el próximo gobierno de Galicia con Ourense. Eso sí, bajo mi único y exclusivo criterio y opinión personal y siempre desde una actitud crítica constructiva y en positivo .