¿Hacia unas esperpénticas terceras elecciones?

¿Hacia unas esperpénticas terceras elecciones?

España vuelve a estar endeudada por encima del 100% del PIB. La deuda pública ha aumentado en junio hasta 1.107.287 millones de euros, 18.549 millones más que en mayo, lo que supone el 100,9 % del PIB. El total de la deuda de las administraciones públicas en los seis primeros meses del año, 823.891 millones correspondían a valores a medio y largo plazo, 80.433 millones a valores a corto plazo y 202.963 millones a créditos no comerciales, así como emisión de moneda y caja general de depósitos.
Por administraciones y para que lo tengamos claro; la deuda del Estado ascendió en junio a 938.971 millones, la de las comunidades autónomas a 273.843 millones, la de las corporaciones locales a 35.269 millones y la de la Seguridad Social a 17.174 millones. Pongo estos datos por delante para que sepamos nítidamente lo que debe este país, es decir, todos nosotros .
¿Alguien no se percata aún de que la creación de empleo en el último trimestre es temporal y precario al calor de un sector servicios que, menos mal, se ha visto espoleado por un sector turístico con un tirón fantástico, pero coyuntural? Este país está sin presupuestos generales que marquen una hoja de ruta a nuestra economía y a todos los sectores económicos, tanto públicos como privados y así, con un gobierno en funciones en el ultimo año no hay recuperación económica sostenible y sólida.
Habrá que esperar y ver el resultado de la sesión de investidura de los días 30 y 31 de este mes, pero si ésta fuera fallida estaríamos arrojados a unas terceras elecciones y a un rumbo errático esperpéntico. Pero lo realmente grave es aún la actual situación de millones de familias españolas que aún siguen sus vidas en un día a día precario, con recursos limitados y aguantando el tirón como buenamente pueden. Pienso y creo que, únicamente por respeto a la dignidad de millones de personas ,este país no se merece "bloqueos" ni "líneas rojas", si no respeto, soluciones, diálogos y acuerdos. Ya sé que esto puede ser mucho pedir a la más mediocre y egocéntrica clase política que jamás se recuerda en nuestra reciente historia democrática. Por eso espero que los mediocres e incompetentes dejen paso a las personas que representan y luchan por el sentido común y la coherencia de sus ideales. Eso espero .