Brechas y más brechas

Brechas y más brechas

Brechas salariales entre funcionarios de un mismo país, entre pensionistas de distintas comunidades autónomas, entre territorios de una misma nación. Partidos políticos agazapados en las trincheras de la oposición esperando, y especulando, el salto oportuno,preocupados únicamente de las encuestas, en vez de dar verdaderamente la cara por la sociedad, y obviando un interés general del que solo se preocupan de “boquilla”. Pero, ¿Esto qué es? ¿Es esta la talla política de los que nos representan actualmente? ¿Son estos sus principios y modelos comunes de sociedad?
 Esto, bajo mi opinión, es ya una desidia y un caos total en un “sálvese quien pueda” donde la incompetencia aflora por doquier.
Puede también que mi forma de pensar esté obsoleta, puede. Será porque aún creo en el respeto para que nos respeten, en la colaboración para solicitar el mismo trato, en ayudar para que nos ayuden, siempre con la mente abierta y la mano extendida y nunca practicando ni ejerciendo un pensamiento único.
Por lo mismo me cuesta entender ese independentismo destructivo y enrocado; fanático, xenófobo, rancio, al que únicamente le importa ponerle marcos a sus fincas para que no se los mueva nadie. Así es el nacionalismo radical catalán y sus sucedáneos en otras comunidades históricas españolas, ajenos a los problemas de la sociedad. Hoy mismo, en la investidura convocada en el Parlament, seremos testigos de otro capítulo más de esta hipocresía que ya no aguanta nadie y que no nos conduce a nada.
 Pero, ¿dónde están nuestros gobernantes? .Donde están cuando millones de mujeres les tienen que recordar, desde la calle, una desigualdad injustificable e intolerable .La igualdad entre hombres y mujeres tiene que ser real y efectiva. Y con un objetivo común: terminar con la discriminación que frena la igualdad de oportunidades. La discriminación que supone la brecha salarial, los techos de cristal y la dificultad para la conciliación laboral y familiar. 
En materia educativa seguimos sin un Pacto de Estado que clarifique el camino a seguir y con unos partidos de la oposición en espantada libre y sin propuestas concretas. En las justas reivindicaciones de equiparación salarial para todos los funcionarios nuestro gobierno no dice nada, y los demás se ponen de perfil. Apoyo la equiparación porque el hecho de que existan 17 comunidades autónomas no implica que sean 17 reinos de Taifas, que ya está bien de tanta desigualdad entre territorios y habitantes de una misma nación. Y sigo. Este mismo miércoles habrá un pleno monográfico sobre las pensiones sin propuestas de resolución para clarificar y dar soluciones  a las justas reclamaciones de nuestros pensionistas . Pero, vuelvo a reiterar ¿esto qué es?
 Muchas brechas abiertas y casi nadie con capacidad resolutiva para cerrarlas, ese es el verdadero problema, el de la incompetencia manifiesta y el egocentrismo de quienes tienen esa potestad. La sociedad quiere soluciones a sus problemas y no se las están dando.
Pintan años difíciles, complejos, en los que la fuerza de los ideales y su defensa deben ser premisa por la que luchar, para no caer en una espiral conformista y apática autodestructiva.
No debemos resignarnos ante la peor clase política de los últimas décadas, eso sería ponérselo muy fácil a toda esta tropa de individuos que dicen representarnos políticamente.Por esto mismo toca luchar, nos lo debemos a nosotros mismos y sobre todo a nuestros hijos.Lo demás sería consentir que los lunáticos ,palmeros ,abrazafarolas varios y demás especies que pueblan una buena parte de la fauna política actual sigan campando a sus anchas .Y eso ya no es tolerable .