El arrendamiento marca el paso

El arrendamiento marca el paso

El alquiler de propiedades manda en el mercado de la vivienda en Galicia, aunque eso sí, con un comportamiento asimétrico. Mientras en 65 ayuntamientos se aglutina la mayoría de la oferta y demanda, en el resto, hasta 248 ayuntamientos, las operaciones de compraventa de propiedades o arrendamiento de las mismas, son casi testimoniales. Lo cual evidencia una vez más la Galicia de dos velocidades que se da en tantos indicativos económicos, sociales y demográficos.
Constato que finalmente la vivienda vacacional si ha afectado en este verano a los precios de la vivienda en alquiler, derivando los precios del alquiler al alza y creando tensiones de oferta y demanda en ciudades como Vigo y Santiago principalmente, así como un incremento de precios en estas ciudades y la Marina lucense.
En definitiva, el alquiler está cogiendo velocidad de crucero, tanto en precios como en la presión de la demanda, observación que hago por futuras tensiones o distorsiones en algunas ciudades o zonas que pueden llegar ser un problema en el segundo semestre del 2018. Como solución que las viviendas nuevas y usadas destinadas únicamente al circuito de comercialización de compra venta, se deriven al mercado de arrendamiento para cubrir la presión de la demanda y contribuir a enfriar los precios, que de media en algunas zonas se han elevado un 12% en solo un cuatrimestre debido al impacto que ha tenido la regulación de la vivienda vacacional en el mercado general. El mercado de la vivienda está repuntando nítidamente, pero a distinta velocidad que el incremento salarial o la renta per cápita de las familias y esto es lo que me preocupa y para muestra los datos recientes del IPC: El índice de precios de consumo se situó en agosto en el 1,6% interanual, una décima por encima de julio, que fue del 1,5% según los datos del Instituto Nacional de Estadística. De esta forma, ya son 12 meses consecutivos de encarecimiento. Y con un crecimiento que sigue en una línea más moderada que a comienzos de año, cuando la inflación se disparó al 3% interanual. Por lo que respecta a la evolución mensual, los precios subieron el 0,2% con respecto a julio. En cuanto al índice de precios de consumo armonizado el indicador se situó en agosto en el 2% interanual, tres décimas más que en julio.
En conclusión, nunca llueve a gusto de todos, pero dicho esto cuando detectamos disfunciones en los comportamientos de los mercados que pueden afectar a las economías medias familiares, pues creo que algo deberían hacer después de tantos errores económicos y sociales cometidos.