4.200 millones en inversiones para...

4.200 millones en inversiones para...

Pues para Cataluña, para donde va ser sino. La comunidad que mejor cumple con su déficit y la cual siempre es una fiel, sumisa y discreta aliada de cualquier ejecutivo de la nación. Y así se ha comprobado en el caluroso y nutrido recibimiento ofrecido por la totalidad del gobierno autonómico catalán en pleno, hacia quien le acaba de regalar tal cantidad de millones de dinero público estatal provenientes de la recaudación de los pocos y reducidos impuestos que pagamos alegremente y altruistamente el conjunto de los españoles de bien. O, ¿alguien creía que esos 4.200 millones de euros iban venir para la respondona, estridente, rebelde e incumplidora de sus compromisos económicos, como Galicia?
Pues no. Aquí ya tenemos más que suficiente con un AVE que vendrá "en fase de pruebas" a finales del 2019, sin variante exterior y acompañada de una magnífica e imponente estación intermodal, la cual será el actual edificio rehabilitado y con unas uralitas transparentes y aerodinámicas de última generación, como brillante e innovadora cubrición de dicha magistral obra faraónica. En definitiva, que con semejante inversión pública, y ejecutada en un tiempo récord, pues que ya nos podemos dar con un canto en los dientes, vamos que de Guinness lo nuestro.
Por esto mismo, 4.200 millones se van para Cataluña para desarrollar y modernizar, aún más, su mapa ferroviario, de carreteras y aéreo portuario y por supuesto para su estancada, anticuada y caduca política de viviendas. Claro está, que como aquí, en Galicia y en concreto en nuestro Ourense nuestras radiales, autovías y autopistas libres de peaje, aeropuertos e infraestructuras son la envidia del continente, pues claro, es entendible que nos dejen al margen de estas mil millonarias inversiones y se vuelquen en las comunidades más desfavorecidas y castigadas económicamente y empresarialmente, por esta cruel crisis, como Cataluña. Y qué decir tiene del traspaso de la AP-9, la autopista que vertebra Galicia de norte a sur, que ínsolencia  la nuestra el solicitar tal transferencia y eso que son del mismo partido,pero tales menesteres solo están al alcance de autonomías débiles y poco avanzadas como la catalana ,a las que hay que ayudar como buenos samaritanos.
 En fin, practicar una analítica irónica es a veces mejor que dejarte llevar por tus primeros, y seguro impulsivos, pensamientos y plasmarlos por escrito, pienso que sí.
Lo que sí quiero plasmar, por sentido común, es mi si, sin paliativos, a unos presupuestos generales del Estado que reviertan positivamente sobre todo en la clase media trabajadora de este país. Cuando el interés partidista no nos deja ver el verdadero objetivo que no puede ser otro que el interés general, pues mal asunto.
Este país necesita con urgencia la aprobación de unos presupuestos generales del estado si realmente queremos salir del impase económico al que estamos sometidos. Y con un capítulo de inversiones ambicioso que retorne en creación de empleo estable y de calidad. Pero eso sí, unos presupuestos uniformes e igualitarios, donde no existan comunidades de primera y de segunda y donde las provincias más débiles no queden obviadas y marginadas, como Ourense.
Él servilismo borreguil, el de algunos, puede llegar a límites insospechados, pero la ética y dignidad del resto de personas llega hasta donde llega, y pienso que para una buena parte de ellas, entre las que me incluyo, la gota ya colmó el vaso hace tiempo.