El mundo cambia, los hombres no

No recuerdo si fue en el caso de la batalla de Lepanto o si fue en el de la de San Quintín. Pero sí que, después de una de las dos, Felipe II tardo dos meses en conocer su resultado. Eran tiempos aquellos en los que, al despedir un barco desde el puerto y dejar de verlo tan pronto como este...

Viaje rápido a Madrid

Si las vías del ferrocarril existentes entre Ourense y Zamora estuviesen como están las que llevan de Ourense a Coruña, Galicia no sería la que es. Sería otra. Lástima que todavía no lo sea porque, de serlo, sería posible acercarse a la capital del reino,...

Encefalograma ideológico plano

Hace unas semanas, no puedo precisar cuántas, estando esperando el tren en la Estación de Compostela con mirada abatida y triste, algo vacuna lo que constituye una actitud que antaño profesaban las vacas de ojos melancólicos y tristes que poblaban la literatura de los escritores...

Los “Miñatos de vrao”

Cuando uno se descalza y se quita los calcetines es posible que estos queden con el dibujo del revés; es decir, de manera que, si vuelves a vestirlos, queden con él en contacto con tu piel en vez de mostrando sus colores a quien tenga el humor de espiarte las canillas.  Pienso en estas...

Nos estamos medievalizando

Hace unos días, diez o así, una profesora madrileña, creo que era madrileña, indujo a sus alumnos a dibujar un monigote que, una vez colgado en una de las llamadas redes sociales de la Internet, habría de dar la vuelta al mundo a través de ella y en un corto espacio de...

Implementando la transversalidad

Uno de los síntomas inequívocos de que se adentra uno en la vejez se manifiesta a partir del momento en el que se le atragantan algunas palabras. Hoy mismo, por la mañana, mientras que con la mayor placidez posible leía la prensa, la prensa impresa, conste, la que te empuja a la...

¿A quién protege la ley?

Existen prácticas en otros países que están prohibidas en el nuestro; por ejemplo, el cruce de datos entre distintos departamentos gubernamentales. En el nuestro, si el de Hacienda los cruza con el de Trabajo, se puede organizar una parecida a la de San Quintín entre los afectados y el...

Pero, ¿de quién es el Estado?

Magdalena Álvarez tiene fans y tiene de lo otro; yo soy de lo otro, de eso mismo que algunos dicen que no tiene nombre. Empezaré diciendo que nunca me sedujo, ni mucho menos, su cara de estreñida… de estreñida intelectual, pues el otro y escatológico aspecto de la...

Desconfíe de imitaciones

Hace algo así como una semana y pico los periódicos nos advertían de que Inditex ganaba nueve millones de euros al día. Muchos creerán que se trataba de anunciar los éxitos rotundos de un señor de A Coruña pero, en realidad, el intento oculto era el de...

El tío de Casares y la hostia

El wasap, es decir, uno de esos inventos que confirman que nadie da duros a cuatro pesetas o, dicho de modo más actualizado, euros a precio de dólares, me trajo en esta mañana de domingo, en una más de las que suelo dedicar a escribir lo que ustedes han de leer siete días...

Inventos para estar debidamente despistados

La cultura de lo breve, hela aquí, en ella vivimos instalados. Lo hacemos olvidado el precepto de que lo bueno, si breve, dos veces bueno; un precepto que poco a poco y de modo algo contradictorio con lo predicado ha ido siendo sustituido por el que lo breve, si más breve, pistonudo. Y así...

Ese puritanismo cabrón

Vivimos tiempos que pudieran empezar a parecernos de un puritanismo quizá algo exacerbado y, también quizá, a desear que ese puritanismo no sea debidos a un rescoldo inquisitorial de ningún tipo que haya vuelto a prender en nuestra alma colectiva. Tanto es así, tanto puede ser...

Nadar en el tsunami informativo

De continuar el bombardeo al que nos estamos viendo sometidos, posiblemente acabemos por volvernos medio tarambanas cuando no tarambanas de todo. Conozco a quien empezó tomando una tisana de boldo, muy buena para regular la función pancreática y eludir las jaquecas de los lunes, y va ya por las...

Velos corridos, velos descorridos

Las horas del jueves estuvieron teñidas, para aquellos que leyeron las páginas suscritas por quien suscribe estas, de cierta e innegable y apocalíptica tristeza; al menos a la vista de lo que en ellas se afirmaba: que él mundo está muy loco y que seguirá estándolo,...

¡Cómo fabula este chiquillo!

Creo haber contado ya aquí que, cuando me indicaron que corriese detrás del Rolls Royce en el que Franco estaba abandonando la recién inaugurada estación de San Francisco y que lo hiciese coreando tres veces su nombre como si fuesen los tres puntos de un SOS –en alfabeto Morse un...

Llamémosle caralladitas

Hace unos días, cosa de unos diez transcurridos desde entonces, otro periódico en el escribo y en el que lo hago incluso con más asiduidad que en este, publicó una noticia de esas que por aquí calificaríamos de resesas. Lo haríamos así en caso de estar...

O campión das boliñas de pan

Buscando un libro que non encontrei, atopei outro que non buscaba pero que perseguía dende hai tempo. En realidade o que eu buscaba con certo desespero era un traballo de Prudencio Landín Tobío que sabía publicado nun libro da súa autoría intitulado “De mi viejo...

Karina Falagan y sus cafeteras

Esta “ocupación” que consiste en habitar en un cuerpo que se inició ya en la llamada edad provecta tiene algunas ventajas, pero también algunos inconvenientes; por ejemplo, expresas tu convicción de que ya eres o estás mayor y te sientas, mientras que los demás...

Casos y cosas de China

Cuando llegué a Nueva York por primera vez, lo hice como marino a bordo de un trasatlántico español que atracó en Nueva Jersey, al otro lado del Hudson, de modo que lo primero que vi de la ciudad fueron los edificios de Manhattan encendidos como brasas mortecinas. Era la hora del...

Tiempo de estalactitas

Siempre se produjo, entre el alumnado, una fácil confusión entre si las estalactitas eran las que tenían su extremo cónico hacia abajo o si eran las estalagmitas las que lo tenían hacia arriba. Reconozco que siempre fui uno de los más fácilmente confusos a este...