Canciones de ayer y hoy

Pues, dilecta leyente, la política que padecemos se podría calificar como “Canciones de ayer y de hoy” interpretadas por los secretarios generales de los partidos en litigio en una especie de parodia de los “Hermanos Calatrava” y dos primos adosados. Más o menos...

Un nuevo ataque a la Iglesia

La supongo informada, dilecta leyente, de esa brutal agresión a un párroco de Vigo, en la propia Iglesia, llevada a cabo por dos bandarras, que además se llevaron sus efectos personales, aparte del dinero que encontraron en el templo. Al parecer, le sorprendieron por la espalda,...

¿Cómo ocultar el cadáver?

Pues, dilecta leyente, son muchas las desapariciones de personas de las que no se ha vuelto a saber y que por las circunstancias concurrentes se tienen fundadas sospechas de que han sido asesinadas. Lo más complicado para el asesino es deshacerse del cadáver sin dejar pistas que lleven a su...

¿Qué parte del “que te pires” no entiendes?

Pues dilecta leyente, parodiando el “¿qué parte del no no entiende”?”, con el que se dirigía el ínclito Pedro al impávido Mariano, ahora cabría preguntarle  a aquél que parte del “¡qué te pires!” con el que le...

Diana: Crimen de Cuenca

Pues, dilecta leyente, en artículos anteriores argüía que existen las mismas razones  para considerar la desaparición de Diana voluntaria como forzada. Hoy la balanza parece inclinarse hacia la tesis dramática, tanto por el tiempo transcurrido, demasiado para tratarse de darles...

Diana: ¿Volver al “dulce” hogar?

Pues, dilecta leyente, como le decía en un artículo anterior, sobre la desaparición de Diana Quer, hay tantas posibilidades de que la “evanescencia” sea voluntaria como forzada; por tanto hay tantos argumentos para defender una como otra teoría. Así, a favor de la...

Cosas de abogados

Pues, dilecta leyente, hoy le contaré un par de cosas de abogados:  Me encontraba en un chiringuito de Playa América (Nigrán), tratando de olvidar mi identidad como abogado, cuando acertó a pasar por allí una caravana de forasteros que más bien parecían...

Casas para divorciados

Pues no me he olvidado del caso “Diana Quer”, dilecta leyente, lo que ocurre es que, al haber prorrogado un mes el secreto de las investigaciones, cabe pensar en que hay algún sospechoso o sospechosos del entorno de la joven que no es conveniente que estén al loro ni de lo investigado ni...

Buscando a Diana

Pues, dilecta leyente, hay desapariciones misteriosas que rayan lo mágico y sobrecogen el ánimo de los más bizarros, obligando a los intelectuales a buscar una razón científica que tranquilice a todos y cuyo resultado termina siendo más esotérico que el mismo asumido...

Missing

Pues, dilecta leyente, volviendo al “caso Diana Quer” y poniéndonos en el hipotético caso, poco probable, de que se trate de una desaparición voluntaria convertida en forzada, no debe sorprenderse de que los investigadores no hayan detenido aún a ningún sospechoso....

¿Desaparición voluntaria o forzada?

Pues, dilecta leyente, me invitaron el martes pasado a participar en un coloquio televisivo sobre la desaparición de Diana Quer, un tema mediático donde los haya. Y confuso también, pues hay tantas posibilidades de que la “evanescencia” sea voluntaria como forzada. El taxista que...

Niños bomba

Pues, dilecta leyente, a esa edad en que los niños en Occidente juegan al Pokémon Go, otros chicos de su edad en algunos países árabes son privados de la diversión desde su tierna infancia, para convertirse en asesinos al servicio de organizaciones criminales o esclavas sexuales...

Ladrones sin pedigrí

Pues, dilecta leyente, la supongo informada de ese “sucedido” en que unos ladrones, que entraron a robar en una tienda, resultaron encerrados en la misma por el dueño, como preludio de otro encierro que les espera por intrusismo en el selecto club de la guindola. Y es que la situación...

Dando mal ejemplo

Pues, dilecta leyente, dos “sucedidos” de vandalismo, uno en Arteixo y otro en Vigo, me han fundido el yelmo. El primero, protagonizado por unos chavales de 11 años, que arrasaron con el mobiliario y ordenadores de su propio colegio, y otro por unos inmaduros adultos que la tomaron durante el...

¡No me pokemondas!

Pues sí, dilecta leyente, el videojuego del Pokémon Go se ha impuesto con la fuerza de un ciclón, con riesgo de convertirse en pandemia, en esta pacata sociedad que nos ha tocado vivir. Hasta ahora los usuarios venían siendo niños y jóvenes desde los siete a los treinta y...

La poligamia, la cabra y el matrimonio gay

Pues, dilecta leyente, uno de esos fundadores de la Unión de Comunidades Islámicas de Italia ha encendido la polémica, al hacer un comunicado por el que reivindica el mismo derecho para la poligamia que para las uniones homosexuales, que además el primero es un derecho religioso previsto...

Suicidio a lo bonzo

Pues, dilecta leyente, aquí, desde el punto de vista político, vamos al suicidio colectivo de no encontrar una solución que, de no satisfacer a todas las partes, al menos les permita salvar la honrilla. Siempre pensé que al final se llegaría a una fórmula al estilo de...

Guapa y peligrosa

Pues, dilecta leyente, le contaré un “sucedido” reciente en que pude ser víctima de una intrépida y hermosa joven, hecho que me convenció de lo fácil que puede uno convertirse en un “pringao” ante una manifestación aparentemente afectuosa. Resulta...

No te metas en líos

Pues, dilecta leyente, menuda paliza que le pegaron a ese chico de la Estrada por intentar evitar que un grupo de matones siguiera agrediendo a un desconocido. Aquí se presentan varias cuestiones de tipo legal y también social. Desde el punto de vista legal cabe el análisis de la figura de...

Amor eterno

Pues, dilecta leyente, la supongo informada del extraño “sucedido” del que se han hecho eco los medios, relativo a ese joven de 26 años, de Ourense, que perdió la vida al tratar de acceder al piso de su novia por una ventana, cayendo “decúbito prono” al patio de...