Libros, secuestros y Toño Fraguas

Libros, secuestros y Toño Fraguas

La última publicación que fue secuestrada por orden judicial en este país nuestro fue “El Jueves” cuando publicó en su portada una viñeta en la que se podía contemplar al rey Juan Carlos haciéndole el amor por retaguardia a la condesa alemana con la que se había liado. Era un dibujo muy al estilo de esta publicación gamberra cuyo público objetivo está muy definido y por tanto muy delimitado también. La revista no pasaba de tiradas modestas y eran famosos los apuros económicos para editarla. Sin embargo, con aquel secuestro, “El Jueves” rompió el molde, pasó de la noche a la mañana de pintoresco producto marginal a cabecera de gran impacto y disfruto de un momento inigualable de fama que sus responsables celebraron probablemente con una estruendosa carcajada  agradeciendo sinceramente al magistrado que ordenó su retirada el impagable favor con el que los había bendecido. 
Unos años después se produce un nuevo caso de secuestro editorial. Esta vez la víctima es un libro. Se trata de “Fariña”, un relato escrito por el coruñés Nacho Carretero que ahonda en aquellos oscuros años en los que el narcotráfico se apoderó de las Rías Baixas y estaba especialmente arraigado en Arousa y su paisaje: Vilagarcía, Cambados,  Rianxo, O Grove, por ejemplo. A estas alturas y respondiendo a una reclamación interpuesta por el ex alcalde de este último municipio, José Alfredo Bea Gondar, una juez de Collado Villalba ha ordenado la retirada cautelar del libro por atentar contra el honor del denunciante, al que en aquellos tiempos Baltasar Garzón detuvo por su posible participación en el tráfico de un alijo de 30 kilos de cocaína. El Supremo anuló la primera sentencia y puso en libertad a Bea probablemente por un defecto en la instrucción que era muy habitual en un instructor apresurado como Garzón.
Carretero nunca soñó con hacerse tan famoso y es muy posible que si el libro acaba por secuestrarse –aún está a la venta porque está pendiente de un depósito del ex alcalde para cubrir posibles responsabilidades subsidiarias- se convierta en un best seller universal. 
Ayer se nos fue Forges, un ejemplar defensor de la libertad y de las causas justas que habría respondido seguramente con su humor de intelectual comprometido y cachondo a este disparate. Antonio, maestro y amigo, te has ido cuando más falta haces. Cuando más necesitamos tu sentido común, tu sereno talante, tu sabiduría y tu bondad. Antonio, amigo y maestro, te vamos a añorar tanto…