República Dominicana ¿facilitador o encubridor de tramas?

República Dominicana ¿facilitador o encubridor de tramas?

 Tal vez el lector se sorprenda por el interrogante del titular que, para nada tiene que ver con aquel pueblo, por mi conocido el año 57, en mi viaje de tránsito hacia Venezuela, y mi posterior amistad profesional con algunos de sus hijos, también emigrantes en aquel entrañable país. Viene a mi memoria y recuerdo aquella frase que, con mucha frecuencia le escuchaba a mi difunta madre y que era muy popular en Santa Eugenia de Riveira, su ciudad natal y pueblo marinero por excelencia de Galicia. Maldito del que te puso Cartagena de Levante, que debiera de ponerte sepultura de mi amante, quizás en mi mente se repita hoy aquella melancólica frase que yo traslado hoy al Santo Domingo actual, que creyendo ser el facilitador para resolver un conflicto político, Cuba y sus alevines marxistas, la están convirtiendo en cómplices de su trama comunista internacional, o verdugo de mi segunda patria, Venezuela.
Si los actuales dirigentes de República Dominicana revisaran su historia democrática, tal vez no prestarían a su país, para esta trama marxista, que solo busca perpetuar a Maduro y su robo-lución, cuyo fin es subyugar al comunismo, el sufrido pueblo de Venezuela, y fue uno de sus hijos, Don Rómulo Betancurt, quien más luchó contra la dictadura de Leónidas Trujillo, ello le costó un atentado terrorista, donde resultó herido. Ello no le impidió seguir ayudándolo, hasta su liberación. Es muy posible que las sanas intenciones de quienes allí gobiernan hoy, sean las de ayudar a los venezolanos a salir de este trance maldito, pero una piensa el burro y otra el que lo arrea, ya que los tentáculos de Cuba están presentes e imponiendo su tesis diabólica marxista, que ya les fue transmitida a Maduro y este a Zapatero. Este último es el encargado de dirigir la operación rendición incondicional, una copia al carbón de lo que ya ha conseguido en La Habana Cuba, hace meses, cuyo objetivo central era liberar a la narco guerrilla de las Farc, para seguir secuestrando y humillando al pueblo colombiano, hoy viviendo este sus desgraciadas consecuencias. Esta segunda pantomima en la capital dominicana, solo busca protección para la retaguardia de los cómplices que las Farc, tienen en Venezuela.
Los interlocutores en Santo Domingo eran distintos y algunos también distantes, para seguir la trama montada, aceptando como mediador y director a Zapatero y sus avaladores, visibles de Bolivia, Nicaragua y la Cuba castrista, con sus manipuladores en la sombra. Enfrente y con criterios claros para resolver el conflicto existente en Venezuela, estaban México, Chile,  La OEA, Mercosur y el Grupo de Perú. El choque se produce con Zapatero al tratar de imponer el borrador secreto, enviado desde La Habana Cuba. Hay que celebrar las elecciones a como de lugar y ya para consolidar la continuidad de Maduro, lo que provocó la espantada de los embajadores de México y Chile, que exigían garantías democráticas y observadores fiables para esas elecciones, para luego, de una acalorada discusión con Zapatero, que pretendía le firmaran la incondicional rendición, todo se derrumbó, como decía Panchito Risse y obligó a los farsantes y cómplices anónimos a poner pies en pared y salir corriendo con su fracaso, pero eso sí, sin asumir responsabilidades. Pretendían una vez más, engañar al mundo libre y democrático, hoy por su trabajo bien hecho Maduro lo ofrece a la ONU, como jefe de los observadores,y el, lleno de un cinismo despampanante, reaparece en Madrid, con sus lugartenientes, Iglesias y Garzón, para defender la perpetuidad de Evo Morales en Bolivia.  Dios los cría y ellos se juntan. 
Mientras esto se desarrolla, millones de venezolanos, huyen de la miseria e inseguridad que reina en aquel país, conjuntamente lo hacen los cientos de miles de españoles emigrantes con sus descendientes, a los que Zapatero abandona y desprecia para defender a sus verdugos. El silencio y abandono que hoy viven en España los jubilados que no cobran hace ya veintiseis meses, lo dice todo.