VIGO

Zona Franca reordenará los parques industriales "irregulares" en Vigo

El consorcio somete a examen las zonas empresariales para urbanizarlas y ganar terrenos en la ciudad, y plantea recuperar el proyecto de Matamá. Regades considera urgente ampliar el polígono de Balaídos 

Naves industriales en la zona de Gandarón y Gandariña, en ambos lados de la avenida de Madrid, con escasa o nula ordenación.
Naves industriales en la zona de Gandarón y Gandariña, en ambos lados de la avenida de Madrid, con escasa o nula ordenación.
Zona Franca reordenará los parques industriales "irregulares" en Vigo

 El Consorcio Zona Franca (CZF) acaba de iniciar un estudio a fondo de cara a ganar suelo empresarial en el municipio vigués y a la inclusión de las conclusiones en el nuevo Plan General de Vigo. Básicamente, como señaló a este diario un portavoz de CZF, hay dos ideas: por un lado buscar bolsas de suelo en el municipio para desarrollar nuevos polígonos; por otro, reordenar los espacios industriales ya existentes pero que carecen de toda urbanización.  La realidad es que a día de hoy el suelo existente en el municipio de Vigo está agotado en cuanto a parques empresariales. De hecho,  la única iniciativa segura es el Parque Comercial, ya en tramitación avanzada a través de la declaración de proyecto supramunicipal de la Xunta, pero se contempla para firmas no industriales, en especial grandes tiendas como Ikea, Decathlon y otras. En el entorno se encuentra Porto Molle, en Nigrán, con espacio, y Vincios, en proceso de reordenación y ampliación, el 90 por ciento en Gondomar, destinado a automoción.

En estas circunstancias desde Zona Franca se considera que la   vía más rápida pasa por la reordenación de las zonas de urbanización “espontánea”, que nacieron y se desarrollaron sin ningún orden, como es el caso paradigmático del Camiño do Caramuxo, co alta tecnología en el interior de las naves en áreas industriales sin planeamiento y sin viales adecuados y que por ello tienen toda clase de problemas para las empresas que se han instalado. En Vigo hay varias zonas así mal urbanizadas que necesitan un reajuste. Además de Camiño do Caramuxo, también CZF se fija en el ámbito de Gandariñas y Gandarón, en ambos lados de la avenida de Madrid. Hay más, como en Beade y a lo largo del curso alto del Lagares, terrenos que necesitan organización. Según los cálculos realizados por los técnicos de Zona Franca, "son miles de metros cuadrados" los que se pueden ganar con la reordenación. En paralelo se plantearía propiciar el traslado de ciertas industrias que no necesitan mucha mano de obra a cambio de ganar espacio para otras que sí ofertan empleo.  Dirección de obras de CZF pretende que en el nuevo PGOM tenga ya en consideración la ordenación prevista. Sobre todo en el caso de Caramuxo "que así no puede seguir más tiempo". "Se ganarían metros y mejores condiciones con la reurbanización de las áreas, dotándolas además con viales para camiones, iluminación y aceras". n