LA POBLACIÓN EN 2017

Vigo 'vuelve' a 2003 y Salceda, el municipio que más crece

El área metropolitana presenta extremos demográficos: Fornelos es el ayuntamiento que más población ha perdido, el 35 por ciento de su censo en 17 años

Viviendas y jóvenes en una zona peatonal en Salceda de Caselas, en el área metropolitana de Vigo.
Viviendas y jóvenes en una zona peatonal en Salceda de Caselas, en el área metropolitana de Vigo.
Vigo 'vuelve' a 2003 y Salceda, el municipio que más crece

nnn Los datos definitivos de 2017 en cuanto a población, publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE), confirman en Vigo los ya anunciados meses atrás, sin ningún cambio: para el INE, Vigo a 1 de enero de 2017 tiene 292.986 habitantes, unos 150 más que un año antes, pero una cifra muy lejos de la registrada por el Concello en sus estadísticas, si bien hay un acuerdo para que a partir de 2018 se adecuen ambos números o al menos se acerquen, lo que supondrá una caída importante, en torno a 3.000 bajas del padrón municipal. 
Los 292.986 mantienen a Vigo y de lejos como la primera ciudad de Galicia pero suponen confirmar una atonía demográfica: se trata de una cifra prácticamente idéntica a la registrada por el INE en 2003. 
Para el instituto oficial, la mayor población de Vigo en toda su historia se habría dado en 2008 con 297.355 habitantes, en tanto que el Concello censó 300.000 vigueses en 2003. En los últimos cuatro años las cifras del INE han sido descendentes, salvo el pequeño repunte registrado en este último ejercicio.
En general los datos municipales de toda Galicia resultan muy negativos, con caídas mayoritarias y pocas excepciones. Destacan en positivo los casos de Salceda y Porriño, ayuntamientos ambos en el área metropolitana viguesa, que presentan pequeños crecimientos pero que mantienen una tónica ascendente desde que se inició el siglo.  En el caso de Porriño, el salto ha sido de un 20 por ciento desde 2001, al pasar de 16.000 habitantes a rozar los 20.000 (19.600) en el último control, a 1 de enero de 2017.  
Mucho más espectacular resulta el caso de Salceda de Caselas, que incrementó su población en un 50 por ciento desde que se inició el XXI y pasó de 6.000 habitantes a 9.017 en el último censo oficial, superando por vez primera los 9.000 empadronados. La explicación reside en la apuesta por la vivienda barata realizada a finales del pasado siglo que atrajo a numerosa población joven.  
También mantienen estadísticas positivas Gondomar, que llega a 14.233 habitantes, son 3.000 más que 17 años atrás; o Tomiño, que roza los 13.600, con 2.000 más que en 2001, y un mínimo avance sobre 2016. Cangas y Moaña se mantienen en sus cifras: 26.500 y 19.500.
En el otro lado se encuentra también en el área metropolitana el caso de Fornelos de Montes. Desde que se inició el siglo XXI ha perdido 700 habitantes, equivalente al 35 por ciento de su población, situándose en el último registro en 1.694 residentes, 54 menos que un año antes en un goteo que no se detiene, al que contribuye el progresivo envejecimiento. 
El municipio de la provincia con menos habitantes continúa siendo Mondariz-Balneario, con 627, prácticamente igual que hace 15 años: es también el de menor tamaño de toda España. En la provincia la última posición es para Dozón, en la comarca del Deza, la más despoblada por su posición en el centro de Galicia, que sólo cuenta con 1.179 vecinos, la mitad que al iniciarse el milenio. n