VIGO

Vigo será el principal fabricante español de satélites: 100 hasta 2022

Nace una unión temporal del Centro de Innovación Aeroespacial con la firma Aistech para producir unidades

Fernando Aguado (Universidad), Guillermo Valenzuela (Aistech), López-Chaves (Xunta), Patricia Argerey (Gain), Salustiano Mato (Universidad) y Teresa Pedrosa (Zona Franca) posan ante una maqueta del modelo de satélite con tecnología viguesa.
Fernando Aguado (Universidad), Guillermo Valenzuela (Aistech), López-Chaves (Xunta), Patricia Argerey (Gain), Salustiano Mato (Universidad) y Teresa Pedrosa (Zona Franca) posan ante una maqueta del modelo de satélite con tecnología viguesa.
Vigo será el principal fabricante español de satélites: 100 hasta 2022

n n nEl Centro de Innovación Aeroespacial (Cinae), integrado por Zona Franca Vigo, Universidad de Vigo y otras entidades, presentó el acuerdo de colaboración con la empresa viguesa Aistech, formalmente denominada Unidad Mixta, por el que se diseñarán y construirán dos satélites que servirán a su vez de base para el desarrollo industrial de un total de 100 que formarán una “constelación” con fecha tope 2022. El acuerdo ya es firme, cuenta con financiación pública y desarrollo privado y el responsable de Aistech, Guillermo Valenzuela, aseguró que ya tienen contratos firmados con clientes de varios países. En cuanto al lanzamiento, se hará de forma escalonada, comenzando por la base de la compañía Space X en California. Los siguientes se harán en China y Rusia, a un ritmo de dos o tres al mes, y quizá también sea posible un cohete europeo, el Vega, de carga. Cada uno de los satélites es idéntico: tiene un peso de 10 kilos y una altura de 30 centímetros. Orbitan a 540 kilómetros y cuentan con un telescopio de infrarrojos y térmico que permite múltiples acciones de control del territorio en muy diversos aspectos, desde agricultura a vigilancia de fronteras.
Entre otras cuestiones, obtendrán datos para sectores estratégicos como el pesquero, el agrícola y el agro-forestal, y recoger información de posicionamiento de buques y aviones, controlar vertidos e incendios, sacar fotografías térmicas de la superficie terrestre, y recolectar datos de redes de sensores distribuidas por el planeta. Tienen una vida útil de unos 15 años. Al llegar a su final, se desintegran en la atmósfera, sin dejar "basura espacial".
Vigo ya ha puesto en el espacio tres satélites diseñados por la Universidad de Vigo, que dispone de dos más en fase final de producción. En total, cinco, y a estos se sumarán los dos que la Universidad, a través de Cinae, realizará con Aistech en la Unidad Mixta. Cuenta con un presupuesto  de más de 2,3 millones y un plazo de ejecución de tres años -hasta octubre de 2019-, y como fin desarrollar la tecnología necesaria para el diseño y fabricación en cadena de satélites con elevados estándares de calidad y de manera eficiente y rápida. La base es el Edificio Aeroespacial de Zona Franca en su polígono Porto Molle, en Nigrán.
El líder del proyecto, Fernando Aguado, director de Cinae y de la unidad aeroespacial de la Universidad de Vigo, explicó que se aplicarán técnicas de la industria 4.0 para crear una línea de ensamblaje automatizada, y mejorar la fiabilidad de los procesos de diseño y fabricación. A partir de ahí, diseñarán y fabricarán los dos primeros satélites, que prevén lanzar en 2019, y que sentarán las bases para llegar al centenar. Cinae dispone de 25 personas en plantilla, todos titulados superiores o doctores, "algunos han estado en el MIT en Estados Unidos y vuelto". Aguado todavía tiene esperanza en que se ponga en marcha el proyecto de construcción de satélites de 50 kilos. La crisis lo impidió.
Guillermo Valenzuela, de Aistech, indicó que el objetivo de la empresa de desarrollar una constelación de cien satélites es suministrar comercialmente a empresas datos a los que no pueden acceder actualmente por el elevado coste. Señaló que ya hay clientes fijos y que el sistema de "constelación de satélites" permite que cada uno de ellos orbite cada 90 minutos, por lo que siempre hay uno funcionando sobre cada punto de la Tierra en tiempo real.  Añade que los grandes satélites suponen un coste enorme y están a miles de kilómetros de la superficie. Los que se producen en Vigo son más asequibles y permiten"democratizar el espacio".  n