LUIS ESPADA VALEDOR DO CIDADÁN

“Vigo Está en un punto medio en emisiones co2, por eso hablamos de terapias para la enfermedad”

Luis Espada Recarey nació en Coruña, pero reside en Vigo desde 1976.  Es profesor emérito de la Escuela de Ingeniería Industrial  de la que fue catedrático de Ingeniería Química. Fue el primer rector de la Universidad de Vigo y presidente del Tribunal de Garantías de esta Universidad. Desde 2002 es Valedor do Cidadán del Concello de Vigo. Es Vigués Distinguido (1991) y recibió la Medalla da Cidade (1995) y la Medalla Castelao (2011).

Luis Espada habló del cambio climático a los empresarios.
Luis Espada habló del cambio climático a los empresarios.
“Vigo Está en un punto medio en emisiones co2, por eso hablamos de terapias para la enfermedad”

 Luis Espada, como miembro del Foro de Energía y Medio Ambiente del Círculo de Empresarios de Vigo, presentó esta semana en este ámbito el estudio realizado desde su oficina sobre el cambio climático desde la vertiente viguesa con sus peculiaridades. Tema que también abordó para los lectores de este medio.

¿Qué caracteriza al cambio climático analizado desde Vigo?
El cambio climático es una cuestión poliédrica, se puede analizar desde distintas perspectivas con explicaciones diferentes ya vengan de economistas, meteorólogos, biólogos o ingenieros. Este es un estudio de sostenibilidad en relación con el desarrollo social y la contribución local al cambio climático global. En toda Europa se sigue el mismo sistema que posibilita comparar las emisiones de CO2 o sus equivalentes por habitante al año. Nos centramos en las ciudades porque el 50% de la población vive en el medio urbano. Teniendo en cuenta la energía consumida en los hogares y en los medios de transporte compensándola con los gases absorbidos por la vegetación, en Vigo da una media de 6,92 toneladas de CO2 emitidas por habitante durante un año.

¿Es una buena o mala cifra en comparación con otros niveles?
Vigo está en un punto medio en emisiones de CO2: en España es el 7,4, mientras en Galicia asciende al 10,9 y en la Unión Europea a 9 toneladas. Aquí los principales indicativos son el consumo del hogar, con un 28%; el transporte, con un 38%, mientras el pesquero supone un 19% de las emisiones. Lo interesante es compararlo con Barcelona que tiene una tasa menor por tres aspectos principales: utiliza más gas ciudad (metano), priorizan el transporte público frente al privado y la recogida selectiva de residuos es mayor.

¿Qué soluciones se pueden tomar para bajar la tasa local?
Hay medidas que dependen de los ciudadanos como apagar las luces, comprar bombillas de bajo consumo, reciclar o reducir residuos. También, el gobierno local puede contribuir a un descenso de las emisiones fomentando el transporte colectivo, sobre todo en el ámbito escolar; también debe apostar por la iluminación Led, limitar zonas al tránsito de vehículos o subvencionar el aislamiento térmico. Hay distintas variables, con este estudio sobre la contribución local al cambio climático pretendemos hablar de terapias posibles ante una enfermedad real. Dentro de unos años repetiremos el análisis para evaluar los efectos de la concienciación.

La segunda parte de su estudio es la percepción de la ciudadanía del cambio climático. ¿Están concienciados los vigueses?
Vigo son 108 kilómetros cuadrados muy heterogéneos, entre rural y  urbano, pero también con dos grados de diferencia térmica desde la zona más alta a la más baja. En general existe una sensibilización pero varía según las edades y su lugar de residencia.