VIGO

Vigo se ofrece: mar y gastronomía

En marcha nuevas visitas guiadas donde los turistas podrán conocer también los productos clásicos de la Ría con la vista puesta en atraer a los miles de cruceristas que desembarcan en el puerto 

Visita guiada por el Casco Vello, que incluye degustación de productos clásicos de la Ría.
Visita guiada por el Casco Vello, que incluye degustación de productos clásicos de la Ría.
Vigo se ofrece: mar y gastronomía

Diez personas fueron las primeras en conocer la nueva propuesta para dar a conocer Vigo más allá de las clásicas visitas turísticas guiadas. Se trata de una iniciativa denominada "Vigo a pie: mar, historia y gastronomía" enfocada hacia los cruceristas aunque también al público en general "a demanda", según explicaba ayer Pablo Mariño, de la empresa Bluscus, promotor. 
Satisfecho con el estreno, la puesta de largo real será el próximo día 28, cuando arriba el "Costa Luminosa" con miles de pasajeros a bordo. La idea es que además de excursiones en autobús a Santiago, Baiona y el entorno de la ciudad, y recorridos a pie por su cuenta, los turistas marítimos tengan la posibilidad de probar la ciudad con un paseo de tres horas por el casco histórico con dos paradas para saborear productos típicos de la Ría de Vigo. 
El paseo se inició en la Estación Marítima y se desarrolló por el Casco Vello con final dos horas más tarde en el Paseo de Alfonso. "Está muy dirigido a cruceristas, haremos las giras con su calendario y por demanda para grupos. Queremos una alternativa de ocio distinta", señalaba Mariño. 
La empresa está formada por dos socios, ninguno vigués de origen, pero ambos afincados en la ciudad que reconocen amar.  "Siempre que venga un crucero, aquí estaremos, y además vamos a comercializar 'Vigo a pie' en otros canales como Qué hacer en Vigo y en los hoteles", señala Pablo Mariño, quien insiste en que buscan poner por delante de la propia ciudad el mar de Vigo.
"Tocamos desde la huella de Julio Verne en la Ría a la historia de Vigo y evolución a través del mar siendo la gastronomía una parte fundamental del recorrido", indicó el responsable de Bluscus tras la primera jornada. 
Durante el recorrido de ayer, algo más corto por el estreno, hubo visita al bar La Mina, donde el menú para los visitantes se componía de mejillones, croques y caramuxos. Muy vigués. La otra parada fue en La Tabarra, donde se ofrecía conserva para una degustación. En el camino, las estaciones obligadas en el barrio histórico, incluyendo la Rúa Cesteiros, "donde enseñamos la tradición". "Fuimos en grupos reducidos y nos atendieron muy bien", contaron.