VIGO

Las ventas se disparan en la primera urbanización post-crisis del 'ladrillo'

La promotora del complejo reactivado redujo el número de pisos para conseguir viviendas con más cuartos

La parcela donde estará el edificio que levanta la Sareb en Rosalía de Castro.
La parcela donde estará el edificio que levanta la Sareb en Rosalía de Castro.
Las ventas se disparan en la primera urbanización post-crisis del 'ladrillo'

  La primera gran urbanización que se desarrolla en Vigo tras la crisis económica, que paralizó la construcción al combinarse en la ciudad con la anulación del Plan General, se ha convertido en un éxito cargado de simbolismo, por cuanto también la misma promoción frustrada supuso la imagen viva del parón inmobiliario. 
Se trata de la ordenación situada tras Povisa que había puesto en marcha la promotora Vialmar y que se quedó a medio construir durante años. Hasta ahora en que otra promotora, Alexia, ha retomado la actuación, a la espera de que el Concello confirme la licencia de obras, que ya se tramita y que permitirá poner algo de oferta en un mercado que se ha quedado sin opciones para los interesados en comprar. 
Un portavoz de la firma señaló que esperan conseguir el permiso en cuestión de dos o tres meses máximo para iniciar los trabajos, que se prolongarán durante 20 meses, de cara a la finalización de la manzana a principios de 2020. La buena noticia es que la promotora acaba de poner en marcha la comercialización de la urbanización y el resultado ha sido un éxito: un total de 150 interesados se anotaron a la lista de espera de unas de las 88 viviendas que salen a la venta, lo que permite encarar con optimismo la campaña. 
Inicialmente el edificio tras Povisa iba a tener 125 pisos, pero la promotora decidió ampliar el tamaño de las viviendas para acomodar la residencia a las nuevas necesidades detectadas en la ciudad: más cuartos para familias más amplias, según indica el portavoz de la empresa. "Planteamos viviendas de 170 metros cuadrados de dos a cuatro dependencias porque se necesitan", señaló. 

HAY DEMANDA
En su opinión, "en Vigo hay demanda inmobiliaria" pero no hay donde construir "salvo el polígono de Navia, que es otro mercado distinto". "Vimos la oportunidad de que había este edificio que podría ser un 'Castañal 2' -el vecino bloque de la Gran Vía- con un solo portal  y servicios como piscina, gimnasio o una sala comunitaria y un jardín en el medio".
Aunque el inmueble estaba parado, no fue fácil adquirirlo, ni tampoco barato "porque no hay suelo tras anularse el Plan General, así que fue bastante caro", reconoce el portavoz. 
"Llevamos muchos años con la construcción paralizada, por la crisis y por la anulación del Plan General, y la realidad es que en Vigo hay demanda, y la prueba la tuvimos en la respuesta: en una semana tuvimos mucha gente interesada en dar una señal para optar a un piso", el doble que viviendas disponibles explicó. n