VIGO

Los 'veinteañeros' se redujeron un 46% desde 2002 en Vigo

Los mayores de 80 años subieron un 45 por ciento en el censo local hasta 2017

Una persona joven y otra mayor se cruzan esta semana en las calles de Vigo.
Una persona joven y otra mayor se cruzan esta semana en las calles de Vigo.
Los 'veinteañeros' se redujeron un 46% desde 2002 en Vigo

n n n Los datos del Instituto Galego de Estatística (IGE) sobre la evolución demográfica de las grandes ciudades ofrece datos llamativos también en Vigo que explican cómo la pirámide pierde peso en su primer tramo, que coincide con el final de los estudios y el inicio de la vida laboral. Desde 2002 a 1 de enero de 2017, los veinteañeros vigueses pasaron de ser casi 50.000 a menos de 27.000, un descenso próximo al 46 por ciento en apenas 15 años que no se puede explicar más que por la marcha de todos ellos fuera de la ciudad, bien a vivir, bien a trabajar. Porque en el mismo lapso de tiempo, desde inicios del siglo hasta ahora, la cifra de nacimientos se mantuvo en números muy similares, con 11.223 en 2002 y 11.723 en el último ejercicio certificado. En ese tiempo la población de Vigo en cambio habría crecido en un 3 por ciento, algo más de 7.000 personas, desde 280.773 a 287.926. La razón estaría en los tramos finales de la pirámide, que no hace sino aumentar debido a la longevidad, entre otros factores. Los mayores de 80 dan la cuenta de ello: había menos de 10.000 en 2002 y ahora suman cerca de 19.000, lo que supone un incremento del 90 por cien y otra distorsión en la pirámide demográfica que no va a dejar de crecer por la parte alta debido a la esperanza de vida, que se sitúa en España en los niveles más altos del mundo.
Toda esta suma de factores conlleva un envejecimiento de la sociedad local, donde la mayoría de ciudadanos se sitúa ahora en la banda entre los 40 y los 45 años, frente a los 35 de hace diez años. Pese a ello, la población se mantiene estable en Vigo, con un ligero incremento a 1 de enero de 2017 sobre un año antes, pero con menos de 290.000 residentes, al menos según los cálculos que hace el instituto estadístico de Galicia, que no coinciden ni con los censos municipales ni del INE, que elevan algo el padrón.
Pese a los espectacular -y negativo- de los datos lo cierto es que no resultan muy distintos en otras ciudades gallegas, como se puede comprobar en Coruña o en Ourense, segunda y tercera.
En el caso de A Coruña, que tendría un perfil similar aunque cuenta con 45.000 habitantes menos, su estructura por edades no difiere de la viguesa. En 2002, la capital herculina contaba con casi 40.000 jóvenes entre 20 y 29 años censados. A 1 de enero de 2017, siempre según el IGE, han pasado a ser 20.500, una caída a la mitad.